El estudio mexicano Archetonic ha intervenido una edificación preexistente ubicada en la zona poniente de la Ciudad de México, siendo la premisa preservar y retomar la estructura habitacional de la segunda mitad del siglo XX y reciclarla en un proyecto que se integra con su frondoso entorno natural inmediato convirtiéndola en una nuevo espacio de trabajo.

Las alternaciones en la profundidad de distintos planos, ofrecen al entorno una fachada viva, donde la actividad del interior no es predecible gracias a los filtros visuales que conceden intimidad al interior del proyecto.

El juego de planos materiales se lleva al interior permitiendo la versatilidad de espacios a través del movimiento de mamparas corredizas de largo recorrido y lambrines conformados de polines de madera que contrastan en calidez y complejidad con la sobriedad de recubrimientos de piedra y el concreto aparente de los cerramientos. El patio de acceso a la vivienda marca los límites de la construcción que junto a los espejos de agua y vegetación orientan el recorrido debajo de una cubierta larga y suspendida.

El programa del proyecto VITR se forma en torno a la planta libre, dejando una condición privilegiada para el estudio hacia el jardín. Los espacios habitables del segundo piso tienen terrazas y vistas al exterior entre y a través de una fachada tejida de cables plásticos que se tamizan y funden con la espesa vegetación de los árboles existentes. Las terrazas y ventanales permiten la óptima ventilación, iluminación y contextualización del exterior hacia el interior.

En el último nivel, el proyecto ofrece una vista por sobre si mismo y el horizonte arbolado desde un roof garden que lleva a un plano superior la introspección, pertenencia y pertinencia del mismo.