El estudio de arquitectura e interiorismo con sede en Ciudad de México, Faci Leboreiro ha sido premiado con el Prix Versailles 2019, otorgado por la UNESCO, en la categoría ”mejor restaurante Norteamérica”. El restaurante ”Argentalia”, del dúo integrado por los arquitectos mexicanos Carlos Faci y Marina Leboreiro, es un proyecto ubicado en Ciudad de México cuyo objetivo fue usar un elemento tradicional y económico: el tabique, aprovechando su versatilidad a través de diferentes aplicaciones, para la creación de diferentes atmósferas en el mismo espacio.

El proyecto se desarrolla en dos niveles con doble altura, enmarcada por un cinturón de celosías de tabique que funcionan como barras y barandales. En planta baja se encuentra el acceso el cual remata con una barra que vestíbula y a su vez funciona como contenedor de un booth con mesas, que marca el inicio del área de comensales la cual corona con la barra de bebidas con un respaldo de entramado de estrellas que cumple con una doble función como display de botellas.

Para acceder a la planta alta el equipo diseñó una escalera escultórica que va generando un recorrido interesante para el usuario y están compuestas por un túnel hecho a base de troneras, de tabique y madera, que nacen y se intercalan con las vigas de madera del plafón, que a su vez tienen un juego de alturas y un sesgo que le da carácter a la doble altura.

En planta alta continua el área de comensales con diferentes tipos de mobiliario y ambientes, entre los que están el área de booths con muros en tonos verdes secos y fotografías relacionadas a las materias primas que se utilizan en la cocina de ”Argentalia”.

Las celosías funcionan como conexión de los dos niveles y la doble altura del restaurante. Ejercen como elementos arquitectónicos; las celosías del área de las escaleras contienen el espacio de esta circulación y a su vez se tejen con el plafón de madera creando una sensación de unidad en todo el proyecto. También se aplicaron en los barandales perimetrales que enmarcan la bondadosa doble altura del restaurante y por último se utilizaron como mobiliario en forma de barras y contrabarras que funcionan como área de preparación y exhibidores de botellas en el bar y cocina.

Estas celosías acentúan las perspectivas del proyecto, dan textura y generan un orden geométrico que da confort e invita al usuario al espacio a pasar un rato cobijado por la calidez y bondad de la belleza de estos tabiques que recuerdan a lo tradicional, pero con un aire contemporáneo.