En el marco del curso de ”Diseño de sector manufacturero artesanal de calzado y cuero” correspondiente al 2do año de la Escuela de Diseño de la Universidad de Talca -Chile-, el estudiante Ariel Quinteros diseñó un calzado para mujeres en periodo de gestación que se adapta a los cambios fisiológicos que experimenta el pie durante el embarazo.

Este proyecto responde a una necesidad a la cual, aparentemente, no se le presta mucha atención pero que ponen en riesgo la salud y la integridad física de la futura madre y del feto a lo largo del embarazo. Esto, porque las transformaciones del pie no sólo producen molestias pasajeras, sino que ponen en riesgo la estabilidad de la madre cuando está de pie.

” En principio, las sandalias o zapatillas parecen funcionar para atender las necesidades de las futuras madres, sin embargo no son las opciones adecuadas tanto por factores antropométricos provocados por cambios de la morfología del pie de la mujer a lo largo del embarazo, como por factores estacionales del medio ambiente; las sandalias no son adecuadas en invierno, además, son tanto o más dañinas que los tacones altos para las mujeres gestantes debido a la laxitud de las extremidades inducida por la secreción de hormonas que preparan el cuerpo para el parto, ocasionando, en el caso de las sandalias que no tienen soporte para el arco inferior del pie, una mayor probabilidad de sufrir fascitis plantar.” comenta Ariel Quinteros.

La propuesta formal se inspira en el colibrí de Juan Fernández, un pájaro endémico de esa isla chilena que se encuentra en peligro de extinción. La paleta de colores tomó en consideración el plumaje del colibrí hembra el cual se caracteriza por un plumaje blanco con un azul metálico en su cabeza y tonos iridiscentes.

En relación a la solución, principalmente el calzado cuenta con un sistema de ajuste doble, el primero un elástico que cruza todo el empine, desde el tobillo hasta los dedos. El segundo, un cierre que se extiende de igual manera, lo que permite al usuario darle más holgura al calzado bajando el cierre cuando siente que su pie, producto del edema (retención del líquido), se encuentra hinchado.

Tomando como referencia formal el plumaje del colibrí se diseñó la capellada utilizando capas de cuero superpuestas, cocidas entre sí lo que deja entre cada capa pequeños espacios que permiten la circulación de aire al momento de ejercer la marcha, evitando el aumento de la temperatura en las extremidades inferiores.

En el caso de la suela, está compuesta por eva microporosa de alta densidad, un material muy flexible pero a la vez resistente, especial para otorgar mayor confort y amortiguación en la pisada. Así mismo la plantilla interior esta diseñada para mantener la forma del arco plantar, permitiendo su deformación natural al momento de pisar, pero sin que pierda su forma producto del peso del cuerpo de la mujer embarazada y la distensión de los ligamentos producida por la secreción de relaxina.