En 2018, el departamento de Cooperación Técnica Alemana (GIZ) y el Municipio ecuatoriano de Loja, convocaron al concurso ”Artefactos Urbanos Loja 2018”, cuyo objetivo fue incentivar ideas enfocadas al diseño de ”artefactos urbanos o piezas arquitectónicas” que permitan activar el espacio público de cinco sectores periféricos de la ciudad, estimulando su uso y ocupación.

Uno de las cinco intervenciones ganadoras fue la diseñada por el arquitecto local Holger Cuadrado para el Barrio las Palmeras, ubicado en la ciudad de Loja, a una altura de 2300 msnm, y emplazado sobre el borde de una franja verde de 5m, al costado de una vía principal, y a 10m de la escalinata de 590 escalones que conectan al barrio con el centro de la ciudad. Esta vía es un elemento infraestructural importante para la ciudad, pues fue el antiguo camino que conectaba la ciudad con la Amazonía.

La ciudad sobre el valle y las montañas de la cordillera de los Andes, se valoran como dos elementos visuales jerárquicos del territorio muy característicos de las ciudades andinas. Así, el objeto se concibe como una especie de umbral y marco para su contemplación, intensificando la relación entre el observador, el objeto y el paisaje, más allá de la simple acción de mirar.

Desde el exterior se presenta una caja abierta permeable, estratégicamente emplazada sobre el borde del talud para no romper la continuidad del espacio público. La disposición de sus elementos básicos: seis vigas y una plataforma, permiten una percepción de espacios continuos abiertos, permeables a 360 grados, por consiguiente, seguros. Tectónicamente desde su interior, las vigas de madera desplazadas entre si en dos direcciones, definen su espacialidad y se disponen estratégicamente para orientar la mirada hacia las visuales más importantes.

despiece

El artefacto cumple un rol social importante al convertir un espacio público-periférico desvalorizado, pero con alto valor paisajístico, en un punto de encuentro e interacción social para construir el sentido de comunidad.

La flexibilidad de usos es otra característica, una plataforma para la contemplación del paisaje y una pequeña plaza, acogen variados usos desde: un mirador, un escenario, una sala abierta, entre otros. De esta manera, se valora además el potencial turístico del lugar en beneficio del barrio y la ciudad.

El volumen se resuelve sobre la base de estructura de perfiles metálicos. Todos los elementos de madera se construyen a partir de una sola pieza básica: tabla de pino de 2,80m x 0,20m x 0,02m. Las dimensiones de la plataforma se corresponden con este modulo, como también las seis vigas armadas en sánduche sobre la base de delgados pilares metálicos cuadrados de 0,075m x 0,075m. La sistematización de la construcción a partir de la modulación de esta pieza permitió la optimización de los recursos materiales, de mano de obra y la economía global del proyecto.

croquis

 

+INFO

Equipo colaborador: Karina Ruiz Robles, Javier Fernández Ríos, Olger Paqui, María de los Ángeles Cuenca,Patricio Moreno,Darwin Cuadrado, Taller VI. E.
Gestores del proyecto: GIZ: Cooperación Técnica Alemana y el Municipio de Loja