La Marcha aerotransportada es el evento conmemorativo anual holandés en recuerdo de la Batalla de Arnhem, que tuvo lugar en septiembre de 1944 en Holanda. La marcha comenzó en 1947 y siempre tiene lugar el primer sábado de septiembre en Oosterbeek, cerca de Arnhem. El evento es un homenaje a los más de 1.700 soldados británicos y polacos que perdieron la vida durante la Batalla de Arnhem y están enterrados en el Cementerio Aerotransportado en Oosterbeek.

Para celebrar la edición número 73 de la marcha a lo largo del recorrido de 40 km, Atelier ARI creó una instalación site specific justo en frente de un nuevo edificio conmemorativo que subraya el poder de la celebración. Se trata de ”Banana Republic”, una manifestación propagandística que glorifica la exótica y querida planta bananera y la especie bananera elegida. La celebración extremadamente organizada y coreográfica se lleva a cabo para mostrar fortaleza y determinación.

Desde el podio levantado frente a la solemne fachada, el líder habla a sus seguidores. Los miles de plátanos se encuentran en una posición doblada, dispuesta en una posición regida y simétrica hacia su amado líder, la suprema planta de plátanos. A lo largo de los grupos de Bananas hay banderas con logotipos de Banana, dispuestas en línea recta, que complementan la estructura totalitaria y simétrica.

La instalación artística es una referencia satírica a los sistemas de poder totalitarios y las estructuras organizativas megalómanas. Con lemas como ”Este poder te da fuerza” y ”Plátanos para todos”, las personas que marchan son tentadas a tomar un plátano.

”Los plátanos son conocidos por sus carbohidratos fácilmente digeribles, por lo que efectivamente proporcionan mucha energía a sus cuerpos. Por lo tanto, los plátanos son muy útiles para un largo recorrido a pie. A medida que los caminantes comen los plátanos, el sistema totalitario y la opresión se está desmoronando lentamente.” dice Atelier ARI.

”Para la mayoría de las personas, la docilidad ciega y la influencia a gran escala es algo incomprensible. Sin embargo, la instalación plantea varias preguntas como: ¿Somos tan libres de pensamiento como creemos? ¿Por qué seguimos y aceptamos a más y más políticos que se vuelven más extremos en las declaraciones sobre los demás? ¿Y en qué medida se ve a ciertos grupos dentro de la sociedad como una amenaza para la cultura y la sociedad existentes?”

La instlación fue un encargo de scarabee, fundación para el arte y el paisaje.