Por lo general, los objetos ordinarios están diseñados para la masa, lo que los convierte en normas exclusivas para todos los que no encajan con esas normas. Frente a este panorama, Aurore Brard, una diseñadora de productos y conceptos sociales con sede en Eindhoven, Holanda, se esfuerza por reducir los márgenes entre los diversos grupos sociales y las normas de las sociedad, haciéndolas más inclusivas y accesibles.

Para graduarse de la Design Academy Eindhoven, la diseñadora creó vajillas y utensilios para la mesa con acentos de colores, diseñados para ayudar a las personas con discapacidad visual a distribuir la cantidad correcta de comida y bebida. Llamada See-Eat-Through, la colección incluye platos y recipientes de cerámica, marcados con bandas de color que contrastan con las superficies de cerámica pálida.

Una jarra y un juego de vasos están marcados con tiras de color similares que, gracias a la refracción de la luz, hacen visibles las bebidas claras. También hay un conjunto de cubiertos con marcas táctiles que facilitan su identificación.

Según Brard, el objetivo era hacer que los objetos sean más fáciles de detectar para las personas que tienen una visión inferior al 30%.

“Con una visión del cinco por ciento, verter un vaso de agua es como verter algo invisible en algo invisible. Las personas con discapacidad visual pueden, sin embargo, percibir contrastes de color. Fue un rompecabezas emocionante para mí tratar de usar colores y la refracción de la luz en el agua para dar una señal visual cuando hay suficiente agua en el vaso”.

Para desarrollar este proyecto, Aurore Brard participó en el evento mensual Oogcafé en Eindhoven, donde pudo investigar y probar sus ideas y modelos con los miembros que tienen una visión entre el 0% y el 30%.