A pocos metros de los acantilados cercanos al Mar de Tasmania, en Merewether, Australia, se ubica la residencia ”Greenacres” finalizada recientemente por Austin Maynard Architects. Se trata de un proyecto de ampliación que atiende al deseo de los propietarios de tener una casa en la que pudieran envejecer, con un ascensor, muchas líneas claras, elegantes y limpias, y tentativamente solicitaron: “una ventana con vista si es posible”. Austin Maynard Architects les diseñó un hogar que captura las vistas desde casi todos los espacios dentro y alrededor de la casa.

”Greenacres” responde tanto al terreno como al entorno. Incapaz de salvar la casa en ruinas original, se construyó una nueva casa en el bloque empinado, una topografía que plantea nuevos y emocionantes desafíos. Las diferentes alturas crearon la oportunidad para que múltiples plataformas pudieran ver la perspectiva extensa sobre el océano, los baños marinos Merewether y la ciudad de Newcastle.

Posada en una pendiente empinada, la casa se desarrolla en tres niveles hasta la calle. El garaje está enterrado en la base de la propiedad, con el camino de entrada y un jardín que se teje hasta la cima a través del techo verde. El diseño del camino de acceso está diseñado para reducir el impacto de una gran extensión de superficie dura en frente de la casa.

Una forma rectangular simple y blanca, apoyada en tres “clips de acero” gigantes, alberga la cocina, la sala de estar y el comedor en la planta superior, mientras dos dormitorios y un baño se ubican en la planta inferior. En la parte posterior de la ”caja de observación” está la habitación de los padres, con vestidor, baño y un estudio, tranquilo y privado. En el garaje, un ascensor proporciona acceso directo a los tres pisos, oculto dentro de los gabinetes de la cocina en el tercer piso.

Inspirad0 en los macrobinoculares de Star Wars, el volumen blanco que contiene el área social fue diseñad0 para enfocar las vistas, como una lente, enmarcando la vista. Al final se encuentra un balcón transparente y claro, con los cinco lados, el piso de fibra de vidrio y la disposición lineal del techo batiente, la balaustrada y los lados, que atraen la atención.

diagrama conceptual

Las lecturas futuristas del proyecto se extienden aún más, ya que el volumen blanco parece ser una forma completamente diferente que flota y se apoya en una base industrial de ladrillos. El contraste es drástico. Los ladrillos reciclados, una colorida paleta mixta con aproximadamente un 20% de dibujo, proporcionan color, carácter y un sentido del pasado. Terroso, texturizado, pesado y robusto, descansando sobre este zócalo de ladrillo, está la forma extruida, una caja de acero blanco, limpia y hecha a máquina.

”Construye una casa frente a un océano y todo se convierte en la vista. En Greenacres, la transparencia deliberada garantiza que la casa nunca se interponga en el camino de su propia vista. Mientras se está sentado en el jardín trasero, trabajando en el estudio o dándose una ducha en la última habitación, la gran extensión de la ciudad y el océano no tiene obstáculos.” dice Austin Maynard Architects.

planta inferior

planta superior (2do y 3er nivel)

sección longitudinal