Ubicada en un paisaje protegido de Dinamarca, con casas de vacaciones históricas cuidadosamente instaladas en laderas de morrenas y dunas de arena, se encuentra Bakkedraget, una granja compuesta por una cabaña y un galpón rehabilitados por el estudio local Johansen Skovsted Arkitekter en colaboración con Lasc Studio. La ambición de Søren Johansen y Sebastian Skovsted -fundadores de Johansen Skovsted Arkitekter- fue recrear el sentido y la atmósfera de estar en estos antiguos edificios antes que quedaran abandonados.

Construida en 1905 como dos casas de madera separadas, que luego se fusionaron con la adición de una cocina, la cabaña se transformó gradualmente, incluyendo la adición de estufa y chimenea del arquitecto Ivar Bentsen, y se complementó con el galpón. El interior de la cabaña adquirió una densa atmósfera en capas de superficies de madera parcialmente pintadas, nichos y recovecos peculiares.

planta de situación

El nuevo interior de la cabaña interpreta recuerdos y características acumuladas para condiciones contemporáneas, informadas por la estructura moderna. Las paredes exteriores están revestidas internamente en tableros horizontales anchos que se refieren a los troncos expuestos de la construcción original. Las paredes que separan las habitaciones están revestidas en tableros verticales más delgados.

El aislamiento del techo resistente a la presión permite una colocación expuesta de las vigas debajo del techo. La disposición original de las habitaciones se modifica ligeramente en relación a la planta original y las paredes que separan los espacios compartidos se eliminan, aunque se recuerdan a través de la separación de materiales.

Una grilla de azulejos se coloca en el pasillo, la cocina y el baño, cambiando de color entre los espacios. Las paredes de madera se dejan sin tratar o se pintan en colores extraídos del interior anterior. Los nichos y huecos se recrean dejando las superficies de madera sin pintar.

Estas estrategias perceptuales permiten que las habitaciones y la disposición general sean continuas pero separadas, lo que introduce una densidad de espacios no convencionales. La complejidad de la casa original se reinterpreta como un mosaico claramente definido de materiales y colores cambiantes, visible de una habitación a otra, creando un espacio contemporáneo que reinterpreta pragmáticamente el pasado.

planta cabaña reformada

Cuando el galpón se amplió posteriormente a su doble longitud, el aguilón original se mantuvo como un tabique central que divide el espacio en dos. La base de este muro se mantiene como un recuerdo en la nueva estructura, actuando como base para el pilar solitario que lleva la nueva viga de cumbrera.

El nuevo galpón se construye sobre la base de un estudio exhaustivo de lo antiguo, con algunos ajustes. La madera de pino conforma la estructura. El revestimiento de abeto no se trata en el interior, con las tablas del techo pintadas en un tono gris azulado proveniente de la casa principal.

secciones y planta galpón reformado

Los ladrillos viejos de la terraza de la casa principal se reutilizan para el piso del galpón. La estructura del techo original usaba vigas de collar, lo que hace imposible moverse verticalmente a través del galpón. La nueva estructura consiste en vigas que descansan sobre la viga de la cumbrera y la estructura de la pared exterior, y en un lado forrado con estantes incorporados, permiten un espacio ininterrumpido.