En Krk, una gran isla croata ubicada en el norte del mar Adriático, conectada al continente por un puente, se encuentra esta casa de vacaciones diseñada por el estudio local Turato Architects. Se trata, según sus autores, de una casa que obtiene su poder e identidad de la energía de su ubicación y de su desarrollo sobre el terreno.

”La casa absorbe el contexto natural en el que se encuentra: el paisaje mediterráneo, la topografía del suelo, la vista sin obstáculos del mar y los emplea como generadores de una arquitectura específica.” afirma Idis Turato. ”Situada en el bosque, la casa se convierte en una confluencia de tres biotopos diferentes: el bosque de robles preexistente, el jardín mediterráneo escarpado con sus cactus, agaves, lavanda y espartium, y la gran extensión de agua (una piscina) rodeada de palmeras.”

El diseño de la ”Bedrock House” o ”Casa Base” surgió de la dicotomía entre muros y recintos, creando así un espacio a lo largo del curso de dos muros, debajo de dos techos cambiados, que encarnan una arquitectura construida en la coyuntura de transparente y opaco, interior y exterior, cerrado y abierto, privado y público, recreativo y residencial.

La casa  emplea dos muros continuos para dividir y unir, separarse y unirse con la topografía, así como con la disposición de las actividades que tienen lugar dentro de la casa. Se extiende de este a oeste, se oculta y se cierra hacia el norte mientras se abre completamente y se expone al sur. Entre las dos paredes altas se encuentran todas las comodidades y electrodomésticos necesarios para adaptarse a una variedad de programas y actividades.

La casa no presenta una jerarquía típica, no tiene ventanas, ni fachadas, ni habitaciones ni espacios cerrados; Está hecha de dos paredes, dos techos y dos interiores. La ejecución de la casa es sencilla y la tecnología es ampliamente reconocible, en concreto, acero y vidrio.

El programa de cada recinto está apoyado por los muebles blancos genéricos: las tumbonas Mies Van der Rohe, las sillas Charles y Ray Eames, los sofás y los sillones reclinables Chesterfield, los componentes esperados en el contexto de la modernidad buscada, que sirven como un marco neutral para la actuación fuera de posibilidades infinitas, de gestos y acontecimientos imprevistos.

La casa se ha contextualizado más allá de tendencias específicas: es una estructura universal, construida con elementos genéricos de la arquitectura moderna que cumple con los requisitos de una ubicación específica, programa y actividades que la casa permite. La casa se niega a ser definida por un color; Al mismo tiempo es blanca, transparente, translúcida. Está revestida en travertino, se instala sobre el pasto y entre las hierbas mediterráneas, se corta en una roca caliza, se emplaza precisamente en un pliegue preexistente en el vasto sitio.

”Bedrock House extrae su energía de sus dimensiones, su altura, la luz, de las proporciones, la orientación y la yuxtaposición deliberada de las características arquitectónicas elegidas. Se convierte en una pantalla de proyección, un marco para una pintura inspirada en el Mediterráneo, un pedestal para artefactos, una escena de la representación del guión de la vida, un punto de vista sobre el mundo, un podio y un refugio de utilidad diversa.” dice Turato Architects.

planta general

+INFO

Arquitectura: Turato Architecs
Equipo de diseño: Idis Turato + Marko Liovic
Ubicación: Brzac, Isla de Krk, Croacia
Colaborador: Boris Kirincic
Superficie: 200m2
Año: 2018
Fotografías: Bosnic + Dorotic