En el 2012 la Fundación Dolomitas, dependiente de la UNESCO y preocupada de velar por la conservación de la cadena montañosa italiana las Dolomitas, encargó al estudio italiano Messner Architects y al escultor Franz Messner la tarea de crear estándares arquitectónicos, de paisajismo y un lenguaje visual para una serie de miradores e info-estructuras ubicadas en puntos estratégicos de la cadena montañosa. El objetivo de este encargo no fue otro que aumentar el valor y la popularidad del territorio que actualmente es patrimonio de la humanidad.

Luego de definir una tipología, en 2015 Messner Architects instaló el primer mirador en Monte Specie, a 2.305 m.s.n.m en el municipio de Dobbiacco. Esta vez, comisionados por la Comune di S. Christina, el plan hace gala de ”Bella Vista II”,  un segundo mirador que transforma el paisaje con una pieza discreta que corta y levanta el suelo natural, ganando una palataforma que flota parcialmente sobre el suelo. El perímetro exterior está hecho de acero, lleno de rocas del lugar.

Un pequeño cañón conduce a una abertura circular en el centro de la plataforma, donde se enseña la información. Un índice circular hecho de acero inoxidable muestra las cimas visibles. Más información sobre el paisaje y la geología de las Dolomitas se encuentra en la falda exterior del índice.

En 2009, la UNESCO incluyó a las Dolomitas como Patrimonio de la Humanidad por el valor estético de su paisaje y por la importancia científica de su geología y geomorfología y las dejó a la protección de la Fondazione Dolomiti-Dolomiten-Dolomites-Dolomitis creada por las provincias de Belluno, Bolzano, Pordenone, Trento y Udine. Las Dolomitas no son una cadena montañosa interrumpida, sino nueve sistemas montañosos separados por valles, ríos y otras montañas. Las 142,000 hectáreas que conforman el sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO forman una especie de archipiélago que se extiende sobre una vasta área alpina y se encuentra dentro de los límites de cinco provincias italianas.