El estudio holandés Beta office atendió el encargo de una familia compuesta por tres generaciones que deseaban vivir juntos en Amsterdam. Mientras que la pareja más joven ya vivía en la ciudad, los abuelos lo hacían en el campo y estuvieron dispuestos a volver a la proximidad de los servicios urbanos. Así, la ”casa de 3 generaciones” asume el reto de desarrollar un edificio para una familia que comprende una pareja joven, sus padres y abuelos. El concepto resultante es un mini edificio de apartamentos capaces de adaptarse a las cambiantes demandas espaciales a lo largo del tiempo.

La pareja de ancianos ocupa el apartamento superior con vistas generosas del paisaje urbano. Este apartamento tiene un ascensor y pisos nivelados, lo que lo hace muy adecuado para las personas mayores. El departamento de abajo tiene una oficina y una relación directa con el jardín, lo que lo hace ideal para una familia trabajadora con niños pequeños.

En lugar de reducir la circulación vertical a una mera necesidad, esta ocupa el corazón del edificio. Omnipresente como elemento escultórico en el departamento inferior, el sistema se transforma gradualmente en una serie de vacíos más arriba. Este sistema de acceso central permite combinar un “piso adicional” con cualquiera de los niveles generacionales. Inicialmente utilizado como un espacio para los huéspedes del apartamento más alto, este espacio se puede agregar fácilmente al apartamento inferior a través de algunos complementos técnicos básicos.

Como un claro-oscuro, el gradiente en las plantas del edificio se enfatiza en las fachadas contrastantes. La fachada norte está principalmente cerrada para reducir las pérdidas térmicas y reducir la exposición al sonido que llega desde la concurrida calle. Hacia el sur, el edificio se abre completamente, maximizando la ganancia solar pasiva y la conexión con el exterior.

Entre las dos fachadas opuestas, la planta del edificio experimenta una transformación gradual, de compartimentada en el Norte a una planta abierta y estructurada con elementos de forma libre hacia el Sur. Aquí el edificio se concluye con una línea de balcones informales que actúan como filtro.

En un detalle casi elemental, el edificio comunica su composición y los materiales comunican su propósito. Por esto, la fachada sur está revestida solo con un mínimo de marcos de ventanas con triple acristalamiento para resaltar la relación del edificio con el exterior. Las paredes estructurales restantes se componen de mampostería de hormigón de gran formato, envueltas en aislamiento térmico de alta calidad.

Entre estas paredes, las losas de hormigón desnudo abarcan 8 metros y ofrecen una planta clara en la que los elementos de madera más cálidos definen los momentos espaciales. Cerrado y desnudo hacia el norte, ligero y frágil hacia el sur, el edificio es una composición de contrastes.

planta baja

planta segundo piso

planta tercer piso

planta cuarto piso

planta quinto piso