Los techos abovedados de ladrillo característicos de Cataluña han inspirado al estudio indio Sameep Padora & Associates para diseñar la ampliación de esta biblioteca infantil en la ciudad de Kopargaon, en India. La Biblioteca Maya Somaiya fue encargada por la Escuela Media de Shri Sharda English, ubicada en el límite de la ciudad en el estado de Maharashtra, y ocupa una estrecha franja de tierra entre los edificios existentes y el límite de la escuela, que mira hacia las tierras de cultivo adyacentes. Las proporciones del sitio informaron la planta lineal del edificio, que está envuelto por una bóveda fluida que parece emerger desde el suelo.

“Aludiendo al ímpetu intuitivo que los niños tienen hacia el paisaje, imaginamos que el edificio de la biblioteca es una extensión formal del terreno. Utilizamos el ladrillo como material por su tacto, disponibilidad y su utilidad como aislamiento contra el fuerte sol”, dijo Sameep Padora & Associates en un comunicado.

Los arquitectos también se inspiraron en las estructuras geodésicas existentes en el campus de la escuela para explorar las posibilidades de una solución de construcción técnicamente innovadora para el nuevo edificio. Después de considerar diferentes técnicas de construcción, incluidas las cáscaras de hormigón y las bóvedas de ladrillo, el equipo optó por un método para crear arcos estructurales conocidos como la bóveda catalana que se crean colocando ladrillos a lo largo de un molde de madera.

Padora y su equipo fueron particularmente influenciados por la adaptación de la técnica del arquitecto español del siglo XIX Rafael Guastavino Moreno para crear su sistema patentado de ”Tile Arch”, así como por las estructuras de cáscara delgada desarrolladas por el arquitecto uruguayo Eladio Dieste a mediados del siglo XX.

Las complejas superficies de doble curva requeridas para formar el techo de la escuela fueron creadas usando un plug-in para el programa de modelado 3D Rhinoceros, que facilita el diseño de estructuras que se mantienen unidas solo por compresión.

El techo abovedado encierra una habitación individual con capacidad para albergar más de 22,000 libros. Pequeños patios están situados en los huecos donde el techo toca el suelo. El techo se extiende por 44 metros y comprende tres capas de tejas de ladrillo de 32 milímetros de espesor unidas por mortero. El resultado es un paisaje de techo ondulado que es lo suficientemente fuerte como para cruzar por encima dando un paseo.

La luz del día penetra en la biblioteca a través de paredes acristaladas angulosas que están alejadas del borde de la estructura del techo que sobresale para garantizar aleros que protegen el interior de los rayos más fuertes del sol.

sección longitudinal