Monumentos megalíticos como Stonehenge, en Inglaterra, y las estatuas gigantes de Isla de Pascua, en la Polinesia, han inspirado el trabajo reciente del diseñador estadounidense Brandon Clifford, socio de Matter Design. Se trata de una serie de esculturas de concreto que se unen como piezas de un rompecabezas que buscan demostrar el potencial para la arquitectura de mover grandes masas a través del juego.

”El misterioso conocimiento que rodea el transporte y la colocación de estructuras megalíticas del pasado elude las prácticas de construcción contemporáneas. La inteligencia del transporte y el ensamblaje está diseñada en los elementos mismos, liberando a los humanos para guiar a estos colosales elementos de concreto a su lugar. Las estructuras que de otro modo dependerían de grúas o equipos pesados ​​ahora pueden ensamblarse y desmontarse de manera inteligente con poca energía.” dice Brandon Clifford.

Al usar concreto de densidad variable, en la serie ”Walking Assembly” el centro de masa del objeto se calibra con precisión para controlar el movimiento estable pero fácil de los elementos. Esto garantiza que estos elementos enormes caminen y se ensamblen con éxito en su lugar, creando la posibilidad de un método de construcción inclinable sin grúa y convirtiendo los terrenos de construcción en espectáculos de juego.

La geometría de cada pieza estaba determinada por dos factores: la capacidad de rodar y girar mientras toca el suelo, y la capacidad de estar contenida dentro de otras piezas. Los componentes están hechos de grandes bloques de concreto, llamados unidades de mampostería masiva (MMU). Para garantizar un movimiento constante, Clifford y su equipo utilizaron diferentes densidades de hormigón. También colocaron cuidadosamente el centro de masa en cada unidad.

Las esculturas performativas se han desarrollado en colaboración con CEMEX, una empresa multinacional, de origen mexicana, de materiales de construcción.