Inspirado en las tradicionales cabañas de pescadores, el estudio checo Atelier 111 Architekti ha diseñado una pequeña cabaña a orillas de un estanque, que está rodeado por un paisaje pintoresco en la región de Vysočina, República Checa.

El tamaño de la cabaña está limitado por la normativa local que exige que el área edificada máxima no supere los 50 metros cuadrados y la altura no supere los 5 metros. Estas reglas requieren una solución especial de planta para una casa de vacaciones en familia. El resultado son cuatro volúmenes pequeños, tres de los cuales están conectadas y uno separado.

Se accede al espacio central por una entrada mínima a través de la cocina, que también tiene un componente integrado de un espacio en el ático bastante pequeño destinado a ser un espacio para dormir para los niños. La cocina ofrece una hermosa vista de la superficie del agua, así como del dormitorio, mientras que la sala de estar también se abre en la otra dirección, al paisaje iluminado por el sol sobre los robles maduros.

El volumen separado individual sirve como un espacio de almacenamiento con un porche cubierto adecuado para secar redes de pescador o simplemente disfrutar de una contemplación silenciosa rodeada de belleza natural.

arriba: plantas / abajo: secciones