En la esquina del jardín de la casa de un escritor, ubicada en el sureste de Melbourne, Australia, el arquitecto Matt Gibson ha instalado este pequeño refugio de 10 metros cuadrados cuyas paredes exteriores han sido cubiertas con enredaderas que camuflan la ”Cabaña del escritor” para fundirla con el jardín que la rodea.

Gibson trabajó con el paisajista Ben Scott para diseñar el esquema de plantación del pequeño edificio. Eligieron la hiedra de Boston, una trepadora de crecimiento rápido pero no molesto. Esta planta sombrea naturalmente el edificio, ayudando a enfriar pasivamente su interior en días calurosos.

La cabaña tiene una planta simple y rectangular con una esquina recortada. Un escritorio envuelve esta esquina, así como la pared adyacente, para crear una espaciosa superficie de trabajo dentro del estudio. Una gran ventana ofrece una amplia vista del jardín y la casa, mientras que una claraboya en el techo brinda mucha luz natural. El arquitecto describe la construcción como una “solución bastante simple, de baja tecnología, de precio económico y sencillamente construida”.

Debajo de la hiedra hay un “traje de neopreno” de Butynol, una membrana de caucho sintético que es a la vez impermeable y naturalmente aislante. Por su parte, la madera contrachapada de pino proporciona paredes internas, pisos y techos, así como muebles, dando al interior un aspecto unificado. Junto al escritorio, la madera contrachapada se utilizó para construir dos estanterías donde el cliente puede almacenar muchos libros y archivos.

La cabaña tiene dos entradas: una puerta de vidrio que la conecta con el jardín y una puerta con espejo que conduce a una callejuela detrás, lo que permite un fácil acceso para los visitantes y las entregas.

Con más y más personas que optan por trabajar desde casa en lugar de la oficina, Matt Gibson ve a la ”Cabaña del escritor” como un modelo de cómo los espacios de trabajo simples y cómodos se pueden ubicar fácilmente en residencias.

“A menudo se necesita un antídoto para equilibrar los lugares de trabajo excesivamente estimulantes, populosos y constantemente contactables donde pasamos gran parte de nuestras vidas modernas”, dijo Matt Gibson y agregó: “Como espacio de trabajo separado y flexible, la cabaña del escritor proporciona un espacio privado íntimo para recuperar, reflexionar y recargar la imaginación”.

croquis de planta