¿Podemos usar el proceso de elaboración de salchichas para ofrecer una solución que reduzca el consumo de carne y fomente el de otros alimentos? ¿Y el uso de nuevos ingredientes puede aumentar la diversidad de nuestras dietas? ¿Puede el concepto de salchicha hacer una contribución considerable a una cultura alimentaria sostenible?

Estas fueron las preguntas que se hizo la estudiante suiza Carolien Niebling para enfrentar su proyecto de graduación en Ecal 

Para responder a estas preguntas, Carolien se asoció a un chef de gastronomía molecular y a un maestro carnicero para estudiar las técnicas de producción de salchichas y los posibles nuevos ingredientes, como insectos, nueces y legumbres, y así crear la salchicha del futuro.

”Sausage of the Future” o ”Salchicha del futuro” invita a un viaje a través de todos los bloques de construcción de una salchicha. Se detiene en el camino para explorar temas como la humedad, el sabor, aditivos y la conservación. El registro cataloga diferentes tipos de salchichas y presenta ingredientes menos conocidos, cuidadosamente seleccionados por su potencial con respecto al futuro.

”En nuestros días, según la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), enfrentamos una grave escasez de alimentos ricos en proteínas. El motivo es el consumo excesivo de productos de origen animal. La carne, en particular, será escasa, necesitamos alternativas.”, dice Carolien Niebling.

La salchicha es uno de los primeros alimentos diseñados por la humanidad. Un modelo de carnicería eficiente, originalmente fue diseñado para aprovechar al máximo la proteína animal en tiempos de escasez. Con su amplia variedad de tamaños y su infinita selección de posibles rellenos, la salchicha se ofrece nuevamente para asumir un papel pionero bajo la visión de esta joven diseñadora. Esta vez, no solo para aprovechar al máximo la proteína animal, sino para ser un contenedor para todo tipo de nutrición.