En un área residencial de Taitō, uno de los 23 barrios especiales de Tokio, en Japón, se encuentra esta residencia proyectada por Takeshi Hosaka Architects que no sólo fomenta la interacción de sus mismos habitantes, sino que también la que ocurre entre ellos y sus vecinos más cercanos. Y es que la ”Casa Balcón” ha sido concebida como una simple caja blanca que incluye una serie de relaciones visuales, tanto internas como externas, que responden a una bien mantenida costumbre de vivir en permanente contacto con la calle y los vecinos.

”Con gente invitando a amigos a casa, llamando a los hijos desde el balcón, o saludando a la gente desde el dormitorio, esta es una parte de la ciudad donde la comunicación entre vecinos sigue muy viva.” dice Takeshi Hosaka Architects.

El propietario decidió construir una casa para su familia de tres personas en el terreno donde una vez vivió su abuela. Con su esposa, su tío y un amigo de la infancia y vecino de la madre, la comunicación verbal fácilmente cobró vida desde el doma (superficie semi-interior que se trata de la misma manera que el pavimento exterior y que se puede usar como se desee), el balcón y las ventanas.

”Cuando pensamos en la gran familia del propietario combinada con este lugar, sentimos que las ventanas y el balcón influyeron tanto en el interior como en el exterior, actuando como un vehículo para la comunicación que estaba cobrando vida.” explica Takeshi Hosaka Architects.

De forma poco convencional, en esta casa los balcones se proyectaron hacia el interior desde las ventanas en los cuatro lados de la caja; mientras que normalmente, se proyectarían hacia el exterior. Esto crea una configuración que forma cada uno de los espacios interiores.

Estos balcones que sobresalen del interior de la casa crean espacios para que los miembros de la familia puedan vivir. Estos espacios tienen una calidad abierta y transparente para ellos; a diferencia de los contornos rígidos y fijos que caracterizan a una habitación. Así, los familiares se pueden gritar: “¡Es hora de levantarse!” Desde el balcón. También pueden agitar su mano
diciendo: “Buenos días”.

El proyecto tiene un sentido de proximidad que le permite a alguien que está parado en el balcón llamar a un amigo que está afuera o a un miembro de la familia dentro de la casa. El doma cubierto es un lugar donde se puede reparar la bicicleta o donde los niños pueden jugar. También actúa como un espacio comunitario, donde el tío o los amigos del dueño de la familia llaman desde los balcones de sus hogares vecinos.

En el interior, el primer piso actúa como un espacio familiar, en lugar de un doma. En los niveles superiores aparecen los dormitorios, un área para relajarse en una hamaca y los balcones.

”El objetivo era crear espacios agradables que tuvieran un fácil sentido de conexión con el interior y el exterior de cada uno de los balcones que sobresalen desde las ventanas. El proyecto ha heredado el antiguo estilo de comunicación de Japón, donde se puede llamar a la gente desde los balcones que dan a las calles.” agrega Takeshi Hosaka Architects.

planta baja y planta alta

sección en perspectiva