El arquitecto portugués Pedro Ferreira -de PF Architecture Studio– ha renovado un edificio abandonado del siglo XIX, utilizado durante décadas como vivienda para estudiantes y comercio, en la vivienda unifamiliar ”Campo Lindo”. El edificio está ubicado en la intersección entre la plaza Campo Lindo y la calle Igreja de Paranhos, en Porto, cuya distribución tiene orígenes medievales.

A pesar del avanzado estado de degradación y adulteración, la casa conservó muchas características de la construcción original a saber, las paredes estructurales de piedra en mampostería de granito, vigas de madera, techos de estuco y pisos de madera de pino.

Como resultado del uso tanto de la planta baja (comercio) como de los pisos superiores (habitaciones para estudiantes), los espacios y los detalles constructivos transformaron irreversiblemente el carácter de la preexistencia.

La intención de reconvertir el edificio en una casa unifamiliar obligó a una reestructuración absoluta del espacio, que culminó en una nueva organización interior, una nueva entrada y una nueva ubicación de las escaleras. El resultado es una reinterpretación de las soluciones constructivas y espaciales comunes en el momento de la construcción original de la casa, en lugar de una reconstrucción del edificio existente.

El nuevo programa organiza los espacios sociales (oficina, sala de estar y cocina) en la planta baja, habitaciones en el segundo piso y espacio para niños en el ático.

El gesto más afirmativo de todo el proyecto se materializó en la creación del garaje (Norte) que implicó en la excavación de una terraza que originalmente hizo la conexión exterior entre el suelo y el primer piso. Este cambio hizo posible el aumento de superficie de un pequeño patio existente y su conversión en una calle interior que articula la casa y el garaje.

”La propuesta se toma como una respuesta pragmática a las demandas del programa, donde la preexistencia sirvió como guía para un diálogo entre los diferentes espacios temporales: pasado y presente. Establecer en principio simple, rehabitar, respetando el carácter y el concepto del edificio.” comentó Pedro Ferreira y agregó:  ”Se pretendía que nuestro paso por el edificio se diluyera entre todas las intervenciones que ha sufrido, abandonando el supuesto de diseño moderno o autoritario.”

plantas

secciones