Ubicada en un área rural de la región de Alentejo, en Portugal, la Casa Cercal de Atelier Data se asienta en mitad de una ladera donde se divide un río que la cruza. La búsqueda de la posición correcta y la orientación solar, en paralelo con un volumen que dialoga con la pendiente, sintetiza las principales pautas de la estrategia de intervención.

Se trata de una propuesta que explora las posibilidades de un nuevo tiempo y espacio en un lugar marcado por su novedad. La arquitectura de la casa reinterpreta el arquetipo de la casa tradicional como una estructura que transporta una memoria sólida mientras que admite nuevas manipulaciones formales e interpretaciones espaciales. Introduce patios como un elemento que mejora la luz que se refleja en el interior, duplicando los espacios exteriores con una vocación más íntima.

El área social representa el centro de la casa en el esquema funcional, alrededor de la cual se organiza el resto del programa. Con un total de 250 metros cuadrados, la casa utiliza sistemas constructivos locales y materiales tradicionales, y los adapta en una lógica contemporánea.

La relación y transición entre el interior y el exterior se ha intensificado al extender el techo y proyectar una plataforma que proviene del área social, rematando en una piscina que hace de puente entre los elementos naturales del entorno y el interior domesticado. Con un uso predominante del color blanco en paredes y pisos, el azul del cielo de Alentejo se ha aplicado para contrastar en elementos transitorios y ligeros como la puerta de acceso a la casa.

planta general

isométrica