En la ladera de una colina ubicada en Catuçaba, Brasil, aparece este extenso y estrecho volumen prefabricado que protege su frente con pantallas de eucalipto. La casa, diseñada por Studio MK27, está construida en un sitio remoto ubicado a 1.500 metros sobre el nivel del mar, en una zona agrícola a medio camino entre Río de Janeiro y Sao Paulo.

Elevada sobre delgados pilotes, la casa presenta una extensa cubierta de madera que está enmarcada por dos paredes de adobe en cada extremo. Ventanales de piso al techo se abren hacia las terrazas norte y sur, extendiendo los espacios interiores al aire libre. Este acristalamiento está cubierto por pantallas hechas de ramas de eucalipto que filtran la luz a través de su contorno irregular. Un techo en voladizo se extiende sobre los espacios al aire libre, lo que ayuda a sombrear los interiores. Los arquitectos cubrieron el techo con vegetación para integrarlo en su entorno natural.

“Toda la zona acristalada que recibe la luz solar tiene paneles de eucalipto móviles colocados verticalmente. Esto permite a los usuarios tener un control completo del nivel de insolación”. dijo Marcio Kogan, fundador de Studio MK27.

Las áreas sociales son abiertas y caracterizadas por acabados en madera. El piso de ladrillo está hecho localmente con el mismo material que las paredes finales de la residencia. Las divisiones interiores hechas de marcos de madera con aislamiento de lana se utilizan para separar las habitaciones. Estos tienen un acabado simple con techos de madera a la vista, paredes pintadas de blanco y estufas de leña.

La casa en Catuçaba opera fuera de la red, por lo que no tiene acceso a la red eléctrica ni al agua. De este modo, los paneles solares en el techo y un aerogenerador cercano generan la electricidad del hogar, que se puede almacenar en baterías debajo de la estructura. Los sistemas integrados para recolectar agua de lluvia y tratar las aguas residuales ayudan a regar el jardín y los residentes obtienen agua potable de un manantial cercano.

Esta casa ha recibido la certificación del Forest Stewardship Council, una designación que certifica que la madera se obtuvo de manera sostenible, y es el primer edificio en Brasil que obtiene la certificación de platino del Green Building Council.

planta general