El estudio chino AIM Architecture y el danés, Norm Architects han completado un exclusivo complejo de villas en la provincia sur de Sri Lanka: una propiedad aislada frente a la playa rodeada de exuberante vegetación y vistas impresionantes, con una arquitectura que se integra sin esfuerzo en la naturaleza con grandes aberturas, transiciones suaves y materiales naturales.

El exclusivo complejo de villas bautizado como ”Casa K” está compuesto por dos edificios individuales; la casa del este colocada sobre una parte montañosa de la propiedad, que se abre al mar, y la casa del oeste un poco escondida, proporcionando una sensación más abrigada.

Juntos, los dos edificios de techo a dos aguas forman una ”L”, enmarcando el jardín y el área de la piscina central. La estructura similar a un granero se integra sin esfuerzo en el paisaje, encerrando las áreas comunes al aire libre y enmarcando la vista general hacia el mar.

La arquitectura está compuesta por materiales naturales; madera de teca local, terrazo pulido, fachadas de cemento pulido y áreas exteriores de piedra de granito local. El techo está hecho de tejas de terracota recicladas que complementan el aspecto natural general y la sensación táctil de la casa.

Debido al clima cálido y agradable, la arquitectura puede integrarse en la naturaleza mediante transiciones suaves. Hay espacios de estar y comedor al aire libre, porches, con niveles de intercambio que definen los umbrales entre ellos.

Grandes puertas correderas abren espacios clave para el jardín. Las contraventanas están hechas de madera para evitar aberturas acristaladas. Los generosos techos de los dos edificios cubren estos espacios interiores/exteriores de la lluvia y el sol, permitiendo esta sensación especial de estar en la naturaleza de una manera protegida y cómoda.

Las áreas comunes de la casa este se abren una a la otra y son generalmente amplias y luminosas, mientras que la sala y el comedor de la casa oeste tienen un ambiente más íntimo y cerrado. Las habitaciones, también, están retiradas y son privadas, con interiores y decoración mínimos, lo que brinda espacio para retirarse cuando sea necesario. Dos habitaciones tienen baños que se abren a patios privados, lo que le brinda la lujosa sensación de estar en la naturaleza al interior de la ducha.

Los muebles a medida incluyen el sofá incorporado en el lujoso salón y las cabeceras que continúan a lo largo de la pared para funcionar como asientos o mesas en las habitaciones. Una combinación de estas piezas minimalistas modernas a medida junto con otros muebles y accesorios antiguos de origen local crea un ambiente familiar y nativo.