En un barrio cerrado de la zona sur de Córdoba, Argentina, se encuentra esta vivienda unifamiliar proyectada por FLV Arquitectura que negocia con el entorno a través de una doble piel de ladrillo que, al tiempo de controlar la incidencia del sol sobre las paredes perimetrales, modera la relación de privacidad entre el interior de la ”Casa LLV” y sus vecinos.

La cochera se dispuso a medio nivel bajo la calle y la vivienda se dispuso según la cota del fondo del terreno, primando un jardín a nivel con la planta general. La conexión entre estos niveles y la calle, se realiza mediante rampas, una de acceso peatonal ascendiente hacia la puerta de ingreso; y la otra de acceso vehicular descendiente hacia la cochera.

Como estética general de la vivienda, se proyectó una planta rectangular envuelta en una piel de ladrillo, que se vuelve permeable de acuerdo a las necesidades visuales o de asoleamiento. Se genera hacia la calle, detrás de esta cáscara de ladrillo, un patio longitudinal que no solo resguarda la privacidad de los dormitorios sino también genera una protección del sol dada por su orientación.

La planta se distribuye en 3 sectores, en donde el sector privado se orienta hacia la fachada, el semi-privado en el centro, y el sector público hacia el fondo con vistas generales hacia el jardín. Esta distribución hizo que se genere una gran rampa que acompaña la extensión de la vivienda, para generar un ingreso protagónico hacia el principal ambiente.

Se decidió ubicar el gran espacio social tomando todo el ancho construible del terreno, y en franca relación con el fondo del lote. Para este ambiente se diseñó un living comedor con una cocina semi-integrada que permite que mediante puertas plegables de aluminio la sectorización en caso que se considere necesario.

planta -1

planta nivel de terreno