Cerca de la cordillera Serra da Estrela, en el este de Portugal, se encuentra esta antigua granja intervenida por los arquitectos locales, Filipe Pina y Maria Inês Costa, que ahora lleva el nombre de ”Casa MCR2”. Pina y Costa renovaron por completo el edificio que algún día sirvió como residencia y granero, contrastando sus rústicas paredes de granito con una nueva piel de metal corrugado oscuro.

Con el objetivo de mantener el carácter sencillo del edificio original de un siglo de antigüedad, demolieron un anexo de la década de 1950 y lo reemplazaron con una extensión que imita las proporciones de la construcción original y ambos comparten un nuevo techo. Sin embargo, los arquitectos eligieron una paleta de materiales más contemporánea para la extensión, de modo que ambos lados del edificio tengan su propia identidad distintiva. A un lado está la piedra restaurada, mientras que el otro lado está revestido de metal corrugado.

La renovación ha mantenido el diseño interior muy simple, con espacios habitables en la parte nueva del edificio de 140 metros cuadrados y habitaciones mantenidas en la parte más antigua de la estructura. Hay tres dormitorios en total, aunque también hay un espacio de almacenamiento que podría convertirse en un cuarto.

No todas las habitaciones se conectan internamente. En la planta baja, se puede acceder a un dormitorio directamente desde la cocina, aunque ambas habitaciones tienen su propia entrada y el trastero está completamente separado. Del mismo modo, el salón de arriba conduce a uno de los dos dormitorios en este piso. Al otro se accede a través de una escalera de piedra en el exterior del edificio.

A diferencia del exterior, el interior del edificio es completamente contemporáneo. Las paredes y los techos están pintados de blanco o cubiertos con paneles de madera contrachapada, mientras que la cocina cuenta con muebles de concreto y azulejos de color rosa pálido.

La idea de interioridad se transmite en el uso de las aberturas, estratégicamente ubicadas hacia el paisaje, y en el uso puntual de la madera. Se eligieron accesorios de iluminación simples, junto con una estufa de leña que funciona como una característica visual. Se buscó la neutralidad dada por la simplicidad de los materiales y la ilusión de la ausencia de detalles.

planta baja

planta alta