En un barrio privado ubicado en Córdoba, Argentina, se encuentra esta casa proyectada por IASE Arquitectos que toma como punto de partida la existencia de un gran árbol.

”Detrás del Árbol” fue el punto de partida para la vivienda que pensábamos debía incluirlo cómo el primer anfitrión al llegar a la casa, pero enmarcado y protegido. Como protagonista no solo para el visitante o quien caminara de paso, sino en el interior y el día día de los habitantes.” dice IASE Arquitectos en un comunicado.

Encargada por una joven pareja, la ”Casa Nagus” combina él uso social y privado desarrollado en un solo nivel, articulado ambos por el uso diario de la vivienda, e incorporar actividades laborales cotidianas en un sector apartado, dentro de un espacio flexible que pudiera transformarse de acuerdo a cada necesidad. De este modo en un lote de mil metros cuadrados, con un frente acotado por su irregularidad y retiros reglamentarios, se desarrolla el programa en 3 niveles.

Un sub nivel de cochera cubierta para 3 vehículos, con rampa de ingreso que sirve además como estacionamiento de cortesía con el árbol dando sombra y protegiendo de manera semi-cubierta el espacio, deposito y futura cava. Nivel de planta baja, con áreas sociales y privadas integradas al espacio verde exterior y nivel de planta alta para un estudio oficina y sala de juegos de usos múltiples que de manera apartada, balconea el espacio social de la casa y se integra al exterior con aventanamientos y luceras cenitales en la cubierta.

El plan funcional se distribuye mediante un área que contiene los sectores privados de la vivienda, con un apoyo directo de los servicios, ubicados estratégicamente hacia la orientación más desfavorable que de manera nucleada logran una circulación interna línea y proporcionada. El espacio de uso diario se integra a un patio más íntimo que alberga al árbol existente y se independiza o no del sector social con paneles corredizos que desaparecen detrás de un mueble de apoyo.

Lo social se jerarquiza en su percepción por una doble altura en el espacio pero también en sus dimensiones cuando se expande al abrirse completamente a la galería.

El estudio formal se origina por la articulación de volúmenes puros, enfatizados por los quiebres en las cubiertas y socavados para una adecuada ganancia de luz natural y ventilaciones cruzadas.

”La imagen parte de un concepto asociado siempre a cada sitio en particular, con la línea de la modernidad como eje fundamental del estudio, buscamos una arquitectura de calidez y rusticidad que se fusionará a la vegetación existente con la madera como revestimiento, materiales sólidos en su base como la piedra y el hormigón a la vista y el acero otorgando liviandad y simplicidad en ciertos detalles.” agrega IASE Arquitectos.

axonométrica explotada por niveles