Con tan sólo tres metros de frente en su parte más angosta, esta casa diseñada por Workshop, Diseño y Construcción en el centro histórico de la ciudad de Mérida, México, es un proyecto que aprovecha al máximo los espacios. La interacción del interior con el exterior fue la base del diseño, así como el uso de materiales y texturas naturales que son características de la península yucateca.

Con sus 145 metros cuadrados, ”Casa Picasso” es un pequeño oasis dentro de la mancha urbana, fue diseñada como una vivienda vacacional de dos habitaciones, donde los propietarios pudieran escapar del frío invierno neoyorquino.

Al ser una propiedad de tamaño reducido, los arquitectos optaron por utilizar colores y texturas en tonalidades claras, como el piso de concreto blanco pulido que proyecta amplitud y frescura y, aunado a la vegetación y al uso de detalles de madera, otorgan una sensación de relajación y confort.

Con una distribución lineal de los espacios, en planta baja se encuentra la sala de estar, que se une al vestíbulo a doble altura de las escaleras, las cuales conducen a la primera habitación que cuenta con closet vestidor, baño y una terraza con vista al patio central. Es en esta recámara donde se encuentra una pequeña obra del artista Pablo Picasso, por la cual la casa toma su nombre.

El vestíbulo funciona además como una pequeña biblioteca que cuenta con un par de silletas de lectura. Sobre las escaleras de madera, descansa un cuadro de gran tamaño del artista David Serrano.

Antes de llegar a la cocina, se encuentra el área de servicios que incluye un medio baño, bodega y área de lavado, seguida de un nicho donde se localiza el refrigerador. La meseta de cuarzo blanco de la cocina está recubierta con mosaicos de pasta y frente a ella se dispone una pequeña mesa de madera con vista a la terraza y a la piscina.

El patio central rodeado de muros de piedra, vegetación tropical y con la piscina de chukum crea un ambiente ideal de convivencia para disfrutar los calurosos días que la península ofrece.
Un deck de madera flota sobre el agua y nos dirige hacia la recámara principal. Justo antes, cuelga una típica hamaca yucateca.

La habitación principal cuenta con un juego de alturas, donde el techo de la habitación es más alto que el del baño, esto permite entradas de luz y crea una sensación de amplitud en el
espacio, lo mismo ocurre en el baño, que se conecta a un pequeño jardín, logrando que las visuales se fuguen hacia el exterior.

”Casa Picasso” busca crear atmósferas diferentes y versátiles donde se aprovechen y disfruten al máximo los espacios, utilizando diferentes texturas naturales y una gran cantidad de vegetación
a todo lo largo de la casa, convergiendo el interior y el exterior sutilmente.

planta baja y planta alta

sección longitudinal