“Casa Zirahuén” es una casa de vacaciones ubicada en un pequeño pueblo de Michoacán, México, llamado Zirahuén. Desde las alturas de las colinas, el proyecto diseñado por Daniela Bucio Sistos descansa entre la vegetación del terreno. El lago de Zirahuén está al oeste, dirigiendo todas las vistas del proyecto hacia él. El objetivo principal del diseño de ”Casa Zirahuén” era recrear y reinterpretar la cabaña mexicana, no solo retomando aspectos volumétricos sino también en técnicas constructivas vernáculas.

”Hicimos recubrimientos en interiores y levantamos fachadas con los suelos arcillosos del terreno llamados “charanda” y “topure”. La disposición de la piedra en los muros de mampostería de ”Casa Zirahuén” se inspiró en las cercas de piedra que delimitan las propiedades en los pueblos de todo el estado.” dice Daniela Bucio Sistos.

Las losas de hormigón inclinadas de dos vías cubren los espacios interiores y se extienden hacia afuera para crear áreas protegidas también en el exterior.

La casa está dividida en 4 cabañas, la más grande contiene el programa social; sala de estar y comedor, la cocina, una escalera a un mirador en la azotea y una zona de bodega en el sótano. Las otras 3 cabañas albergan el programa privado en sus primeras plantas y áticos, las tres están conectadas a través de pasillos en la planta baja y pequeños puentes en la planta de áticos. Dos de las 3 cabañas privadas tienen un sótano con vista al lago, un bar y un gimnasio con jacuzzi.

Las 3 cabañas están desarticuladas de la cabaña principal para crear un patio central, un importante punto de encuentro en el proyecto. La decisión de dividir el programa en diferentes volúmenes se toma de la búsqueda para crear caminatas interiores/exteriores en todo el terreno en cualquier dirección. Una de las rutas es el pasaje trasero de las cabañas privadas, donde las fuentes de agua y las rocas dialogan con los techos de hormigón que vuelan hasta el límite de las paredes de mampostería.

Santa Clara del Cobre se encuentra a pocos kilómetros de Zirahuén y por lo que gran parte de la mano de obra incluyó artesanos del cobre para alinear completamente la cocina y crear piezas como bañeras y lavamanos. Al atardecer, la cocina de cobre se convierte en una gran lámpara ámbar que ilumina las reuniones y la reunión en la cabina principal.

planta de techos

sección transversal (programa privado)