”¿Cuál es el real valor de nuestra divisa? ¿Acaso sirve solamente para la transacción  de bienes y servicios?” Fue la pregunta que se hizo la diseñadora chilena Francisca Reyes Alé cuando, en 2014, se graduó de la Escuela de Diseño de la Universidad Diego Portales con un proyecto de reciclaje del papel moneda (o billete) llamado Circulante. Después de cuatro años de investigaciones, Francisca presenta una nueva colección de joyería contemporánea en base a billetes triturados llamada 10/10, que muestra líneas simples y geométricas, con una riqueza cromática propia de una identidad local. La colección incluye 10 piezas esenciales en el vestir cotidiano que pueden ser usadas por sí solas o combinadas como conjuntos.

”En un mundo de consumo rápido, Circulante se posiciona como una marca de vanguardia, a través del uso de un material no convencional como lo es el billete triturado: nuestra materia prima principal. Por otra parte, buscamos tener el menor impacto medioambiental posible, a través del uso de resinas más sustentables y generando pocos desechos en todo nuestro proceso productivo. De esta manera, la marca pone en valor el trabajo 100% hecho a mano, la calidad en todo el proceso y la experimentación en la mezcla de materiales y técnicas tradicionales de joyería con nuevas tecnologías como un estándar de sus diseños, lo que hace que cada pieza tenga un carácter único.”, dijo Francisca Reyes Alé.

Hasta ahora, Circulante es el único proyecto chileno cuyo objetivo es reciclar el papel moneda dados de baja luego de ser triturados. Este proyecto no solo es una respuesta a la reflexión de revalorizar los desechos, sino que también, por tratarse de uno muy particular, es un ejercicio que cuestiona el verdadero valor de la riqueza y si ésta sirve sólo como un medio de pago.