El constructivismo ruso es un movimiento que se desarrolló principalmente en el arte, diseño y la arquitectura. Antes de la primera guerra mundial, la vanguardia rusa, se inspiró en el cubismo y el futurismo, pero luego de la revolución de 1917, buscó nuevas formas de expresión relacionadas con la aspiración soviética de suplantar el sistema capitalista con esquemas más democráticos de producción y distribución de los bienes. Con este enfoque artistas como Vladimir Tatlin, Kasinut Malevich, Alexander Rodchenko, Wassily Kandínsky , empezaron a promover una estética y un estilo de diseño asociado a la producción industrial. En 1920 se publicaron dos manifiestos, “El programa del Grupo de Constructivistas” y un “manifiesto realista”, los cuales impulsaron la aparición de este movimiento. Los constructivistas consideraban que las artes aplicadas podían contribuir al nuevo orden social y empezaron a crear arte y arquitectura productiva y utilitaria. Pero a causa de la inestabilidad política y económica que siguió con la revolución, proyectos a gran escala como el monumento a la tercera internacional o torre de Tatlin no pudieron ser llevados a cabo y así sus obras se limitaron mayormente al diseño de ambientes, cerámica y gráfica. La cerámica constructivista solía estar decorada con formas geométricas sobre un fondo blanco y plano, lo que producía una fuerte impresión de dinamismo y modernidad.

Fuente: Diseño del Siglo XX ,Taschen.

suetin

Jarro de porcelana de Nikolai Suetin

bookscanstation-2013-03-13-12-59-15-am0007

Plato y taza de porcelana de Nikolai Suetin

Torre de Tatlin o Monumento a la tercera Internacional

Torre de Tatlin o Monumento a la tercera Internacional

Wassily Kandinsky, Composición VIII

Wassily Kandinsky, Composición VIII