La diseñadora de moda holandesa, Iris van Herpen se inspiró en las esculturas cinéticas del artista estadounidense Anthony Howe para crear ”Hypnopsis”, una serie de prendas delicadas e hipnóticas para la recién pasada semana de la Alta Costura de París (30 junio al 04 de julio).

La diseñadora holandesa presentó su última colección, titulada Hipnosis, el 1 de julio de 2019 en E´lyse´e Montmartre y estuvo compuesta por 19 estilos diferentes, de múltiples capas. ”Hipnosis” pretende reflejar “la belleza y complejidad de nuestro entorno” imitando los delicados patrones y estructuras que se encuentran en la naturaleza.

Con una combinación de ingeniería y artesanía, la colección reúne materiales elegantes, como la organza de seda luminosa y la duquesa satinada, con elementos estructurales de aluminio y acero inoxidable. Iris van Herpen adoptó la antigua técnica de tejido moire de seda para la colección que utiliza varias capas de tela ondulada para crear el efecto ilusorio de una superficie brillante.

“La colección Hipnosis es una visualización hipnótica del tapiz de la naturaleza, los ciclos simbióticos de nuestra biosfera que entretejen el aire, la tierra y los océanos. También refleja la continua disección de los ritmos de la vida y resuena con la fragilidad dentro de estos mundos interconectados”, dijo la diseñadora holandesa.

La diseñadora trabajó con Anthony Howe para el desfile, que se realizó en torno a una escultura esférica Omniverso creada por el artista estadounidense. Numerosos tallos metálicos sobresalen de esta estructura central, circular. Esto se cubrió con capas de discos de seda que giran lentamente para dar el efecto de un arco de “portal” pulsante.

“La armonía cíclica tridimensional de las esculturas cinéticas de Howe es el viento bajo las alas de esta colección”, dijo Iris van Herpen. “El movimiento meditativo del Omniverso sirve como un portal para la colección y los modelos, que rodea un estado de hipnosis”, agregó.

Van Herpen creó cada prenda utilizando la técnica de “hipnosis”, desarrollada en colaboración con el escultor experimental Philip Beesley. Este proceso ve piezas de duchesse-satin cut impresas usando una máquina de plotter en decenas de miles de mini rizos de 0.8 milímetros. Estos se interconectan para moverse en movimientos rápidos y elípticos con el movimiento del cuerpo.

Uno de los aspectos clave de la colección de 19 piezas es el vestido Infinity, presentado durante el final del programa, que parece estar continuamente en movimiento. Un mecanismo hecho de aluminio, acero inoxidable y cojinetes forma el esqueleto del vestido, que ha sido bordado con finas capas de plumas en una configuración cíclica. Estos parecen girar alrededor de su propio centro.

Varias prendas han sido diseñadas para reflejar el arte japonés del veteado de tinta sobre agua, también conocido como suminagashi o “tinta flotante”. La seda teñida en gradiente de estudio se desvanece de blanco a borgoña, antes de cortar por láser el material en líneas y unirlas con calor sobre un tul transparente para que parezca que están fluyendo sobre la piel del usuario.