Hoy se cumple una semana desde el estallido social más grande que vive Chile desde la vuelta a la democracia producto, entre otras cosas, de las grandes desigualdades que enfrentan sus ciudades y ciudadanos en términos de oportunidades y crecimiento. En este contexto y hasta la fecha de esta publicación, la Escuela de Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Chile (Diseño UC) ha sido la única en exponer abiertamente un compromiso público que pueda dialogar con las demandas que la sociedad chilena reclama. A continuación, el Compromiso Comunidad Diseño UC:

”Estamos comprometidos con el deber ético de conocer y transformar las condiciones materiales, ambientales y sociales de nuestra vida colectiva. En este marco, las manifestaciones espontáneas y honestas que se desarrollan en las calles —inspiradas por la convicción de que es necesario cambiar las bases sobre las cuales construimos nuestro país—, no solo nos obligan a repensar seriamente nuestra labor como profesionales e investigadores, sino que también nos interpelan directamente. La ciudadanía se manifiesta evidenciando sus dolores y señalando responsabilidades. Pero también revela sus esperanzas. Exigen cambios que, desde el Diseño, podemos articular.

Debemos reconocer que, una vez más, fueron los estudiantes secundarios y universitarios quienes iniciaron este movimiento. Valoramos especialmente que hayan usado el Diseño para expresarse, no un Diseño clientelar y mercantil, sino el que nos representa como escuela, es decir, el Diseño como una práctica de reflexión, cuestionamiento y crítica social, que permite formular y canalizar un mensaje de cambio social, sostenido con firmeza por una consigna tan pacífica como enérgica: «no estamos en guerra, estamos unidos»

Es claro que en este país hay profundas desigualdades, precariedades y segregaciones, las cuales han venido erosionando la convivencia social y han sentado las bases para una experiencia de abuso generalizado. No somos indiferentes frente a ellos. Nos parece intolerable que el 1% de la población chilena acumule el 26% de la riqueza generada por todos. Nos indigna que el 50% de nuestros compatriotas deba vivir con apenas el 2,1% de la riqueza y que casi un millón de personas gane el sueldo mínimo ($300 mil).

Estos estallidos y manifestaciones sociales, históricamente ignorados por la élite política y empresarial, son una expresión de una rabia acumulada hacia los diferentes poderes y formas de desigualdad, y hacia una paulatina deslegitimación de nuestras instituciones. Por lo mismo, no podemos reducir el malestar social a una mera alza en las tarifas de los pasajes del metro, sino que se trata de un dolor cultivado por años ante la falta de oportunidades y participación, así como por el agotamiento del discurso del esfuerzo individual.
Por eso, a través de esta declaración asumimos nuestra responsabilidad. En lugar de inculpar, queremos dar a conocer nuestro compromiso: (después del salto)

Manifestaciones en Santiago de Chile, sector Plaza Italia

• Declaramos, en primer lugar, que trabajaremos promoviendo un diseño comprometido con los cambios sociales que exige nuestro país. Desplegaremos todas nuestras capacidades y herramientas para construir una sociedad más justa y cohesionada.

• Rechazamos determinantemente las lógicas de guerra y violencia, tanto en sus expresiones vandálicas como en relación con atropellos a los DDHH. Creemos que la paz social es una conquista frágil y en permanente mantención, por lo que es una responsabilidad colectiva resguardar sus garantías y los derechos de todos sus miembros.

• Reconocemos la pertinencia de repensar los valores y principios que rigen nuestra convivencia. Nuestra disciplina tiene mucho que aportar en este sentido, especialmente a través de herramientas de co-participación y el diseño para las transiciones. Haremos todos los esfuerzos que estén a nuestro alcance para que estas herramientas sean conocidas y utilizadas por las organizaciones que trabajan en la creación de un nuevo contrato social, uno diseñado para la dignidad, la justicia, la solidaridad, la equidad y el bienestar de todos.

• En nuestra escuela no cabrá el diseño al servicio del sobreconsumo, la exacerbación del individuo y el culto a lo material. Nuestro proyecto académico fomentará el diseño orientado por valores como solidaridad, participación, igualdad y respeto. Socializar la libertad y la belleza será nuestro objetivo.

• Nuestra escuela de diseño será un laboratorio de futuros posibles, donde alumnos y profesores trabajarán imaginando y creando condiciones para una vida justa, digna y empática con el otro.
Sabemos que escribimos estas líneas desde una situación de privilegio. Pero estamos convencidos de que, trabajando de manera cooperativa entre funcionarios, estudiantes y docentes, en forma consciente y abierta a todos los actores sociales, podremos poner nuestra creatividad y nuestros saberes al servicio de un país más justo.

En síntesis, como comunidad académica nos comprometemos a revisar nuestros roles como ciudadanos y ciudadanas, formadores de profesionales e investigadores. Hacemos público nuestro desafío: diseñar un nuevo proyecto de país.

Se suscriben a este compromiso: Elena Alfaro · José Allard · Constanza Almarza · Pedro Álvarez · Luis Andueza · Cristóbal Avendaño · Lilian Bastías · Renato Bernasconi · Daniela Bianchi · Vania Cabello González · Javier Cancino Díaz · Lina Cárdenas · Marcos Chilet · Erik Ciravegna · Maximiliano Contreras · Jorge Cortés · Felipe Cortez · Paz Cox · Sylvia Dümmer · Alejandro Durán · Bernardita Figueroa · Florencia de la Carrera · Patricia de los Ríos · Gabriela Farías Zurita · Omar Faúndez · Manuela Garretón · Francisco Gálvez · Alberto González · Justine Graham · Catalina Harasic · Pablo Hermansen Ulibarri · Soledad Hoces de la Guardia · Óscar Huerta · Paulina Jélvez · Yazmín Jiménez · Begoña Juliá · Belén La Rivera Llombart · Douglas Leonard · Beatriz López · Patricia Manns · Katherine Mollenhauer · Federico Monroy Rodríguez · Denise Montt · Gerardo Mora Rivera · Nicolás Morales Estruch · Paola Moreno · José Neira · Sebastián Negrete · Paola Olguín · Hugo Palmarola · Marcela Parada · Javiera Parr · Mariana Pérez Aguayo · Patricio Pozo · Valeska Quinteros · Camila Ríos · Rodrigo Ramírez · Mercedes Rico · Nicolás Robertson · Pilar Rodríguez · Sebastián Rodríguez · Claudia Sáez · Carolina Salazar Urrea · Rosario Sánchez · Zinnia Silva · Álvaro Sylleros · Martín Tironi · Mario Ubilla · Ximena Ulibarri · María Antonieta Vega · Ricardo Vega · Andrés Villela · Tomás Vivanco Larraín · Paula Wuth · Carola Zurob