El estudio suizo Concrete and the Woods ha renovado este pequeño chalet en el oeste de Suiza, situado en la periferia de un pueblo turístico de 3 mil habitantes, más cerca de un bosque y de las orillas de un lago. La intervención de la casa ”Moka” ha tenido como objetivo mejorar su rendimiento frente a las condiciones climáticas.

chalet original

”Mientras que en verano las playas se llenan de gente y el sol brilla con fuerza en este pequeño lugar, en invierno el ambiente se vuelve más oscuro. La niebla, el frío, la humedad hacen que la vida sea incómoda. Las fachadas de las casas están húmedas y expuestas a un consumo rápido.” dijo Concrete and the Woods.

Cuando el cliente se acercó al estudio formado por Antonio Conroy Günthe y Leonardo Coppola, lo que quería era una solución que le permitiera pasar los inviernos de manera más cálida en la casa. Así, el proyecto es el resultado de un trabajo en toda la piel del edificio: estructura, aislamiento, revestimiento y un nuevo techo.

Al diseñar para lograr el resultado técnico, se realizó una reflexión sobre la expresión de esta casa. Se buscó mejorarla mediante un trabajo de comprensión (indetificando partes fundamentales), simplificación (reduciendo el número de superficies y el uso de materiales) y proposición (al sofisticar la elección de materiales y reinterpretar la decoración).

El edificio original tenía una pérgola de madera en su lado sur soleado. Hecha de un marco de acero, la nueva estructura funciona como un esqueleto liviano para las plantas que se suben sobre él mientras ofrece sombra y cobijo a los espacios de abajo.

”Cubierto por una parra de uvas, la pérgola ofrecía un espacio protegido donde el propietario podía pasar los momentos de verano con amigos, un lugar agradable para relajarse y cenar en buena compañía.” explicó  Concrete and the Woods. ”Con el nuevo proyecto tuvimos que pensar en una nueva pérgola, capaz de ofrecer un ambiente similar.”