En Roma, a pocos pasos del Coliseo y del Foro Romano, StudioTamat y la interiorista Sabina Guidotti redefinen la hospitalidad con Condominio Monti. Ubicado en el distrito de Monti, el nuevo hotel boutique conserva el ambiente agradable del histórico barrio, famoso por sus pintorescas callejuelas que rezuman vida durante el día a través de sus pequeñas tiendas de artesanía y galerías, y por la noche a través de sus modernas vinotecas y bares.

La idea de los brillantes jóvenes emprendedores Kaja Osinski y Filippo Ribacchi, que están al mando de Living Roma, ocupa un área de 900 metros cuadrados y se ha desarrollado dentro de dos edificios vecinos: de ahí el nombre, que destaca el proyecto colectivo íntimo, donde se presta gran atención a los espacios compartidos.

Lejos de los estándares asépticos de las principales cadenas hoteleras, la nueva estructura reescribe el concepto de hospitalidad: en las 33 habitaciones, diseñadas para viajeros selectivos y amantes del diseño, la recepción tiene un toque especial. Un servicio de conserjería basado en las necesidades de los huéspedes ofrece sugerencias para experimentar la ciudad eterna en formas contemporáneas y no convencionales, con itinerarios ilustrados ad hoc a disposición de los huéspedes en cada habitación.

El diseño arquitectónico e interior, que conserva la estructura de la casa romana tradicional, con sus habitaciones preciosas, pero funcionales, distribuidas a lo largo de un pasillo, lleva la firma de StudioTamat y Sabina Guidotti, fundadora de Bludiprussia, quién seleccionó los tonos, acabados, telas, diseños y objetos.

La iluminación equilibrada y los muebles diseñados a medida, desde las mesas de noche hasta las cabeceras, se combinan con una paleta de colores llamativos, papeles pintados sofisticados y patrones decorativos que aluden al concepto de lo exótico, pensado como un viaje para descubrir la “otredad”.

El edificio ubicado en el número 109 de via dei Serpenti alberga la recepción, habitaciones de diferentes tamaños y la terraza panorámica caracterizada por un mosaico continuo de colores suaves, que también cubre el largo perímetro de la banca, coronada por una pérgola verde. Este es un oasis de paz donde los huéspedes del hotel pueden disfrutar del desayuno o un aperitivo al atardecer, con una vista impresionante del Coliseo y el ábside de la Iglesia de Sant’Agata dei Goti.

Al lado, en el número 111, los adoquines se introducen en el edificio, invitando a los invitados a entrar. En el interior, una serie de estudios independientes, cada uno equipado con cocina y sala de estar, se caracterizan por techos con vigas de madera de colores, en armonía con las telas y los muebles. En la planta superior, se encuentra la suite triunfal de 45 metros cuadrados con su terraza privada, suelo de peperino romano, pérgola de madera y muebles refinados.

Para enriquecer la oferta de Condominio Monti y consolidar su relación con el vecindario y su vibrante vida nocturna, la planta baja alberga el bar-bistrot Magasin y el restaurante Osteria Oliva, dirigido por el chef Fabio Baldassare, galardonado con una estrella Michelin.

Todo el proyecto ha sido cuidadosamente adaptado en todos los aspectos, desde los tres espejos arqueados en la entrada, que recuerdan las arcadas del Coliseo, hasta los neones irreverentes inspirados en la simbología del distrito de Monti.

El diseño interior, combinado con la experiencia de los propietarios en el negocio hotelero, ofrece una experiencia única, repleta de detalles originales y objetos encantadores por descubrir, con espacios y habitaciones compartidas con sus propias personalidades, únicas pero unidas, como si fueran las de una gran casa.