El sillón Cove lanzado recientemente por Foster + Partners es mucho más que una cómoda pieza de mobiliario, es un micro espacio que responde al deseo de privacidad en lugares altamente transitados. Su forma generosamente curva proporciona un amplio espacio para que una persona se relaje o trabaje cómodamente, mientras les ofrece una sensación de aislamiento sin la necesidad de paredes. El diseño explora la espacialidad del espacio personal, expandiendo la noción de un sillón simple en términos de función y materialidad.

Es adecuado para una variedad de áreas que incluyen salones públicos, recepciones, salas de exposición y ha sido diseñado para funcionar como parte de un grupo de sillones en forma de nube, así como para proporcionar un espacio aislado para comer, trabajar o relajarse. Los materiales refinados y la estética minimalista combinan comodidad y practicidad para crear un producto único.

Su forma curva distintiva fue el resultado de los estudios sobre las diferentes formas en que los participantes ausaron los sillones existentes. La forma circular incorpora un asiento amplio y cómodo, un punto de carga USB integrado y una fuente de alimentación de red opcional y una mesa, que se puede utilizar como un escritorio informal. Las costillas del cojín en la parte posterior del sillón se extienden en lugares para formar crestas, que se pueden utilizar como apoyabrazos. Las superficies interna y externa se pueden personalizar en una variedad de cueros y tejidos.

Mike Holland, Director de Diseño Industrial en Foster + Partners, dijo: “El diseño de Cove explora la espacialidad del espacio personal, expandiendo la noción de sillón en términos de función y materialidad. Su forma compacta crea un volumen generoso que proporciona un espacio aislado para comer, trabajar o relajarse “.

”Cove”, fabricada por la empresa italiana Poltrona Frau, hizo su debut en la Passenger Terminal Expo en Estocolmo esta semana.