Como parte del Programa de Intervención Comunitaria de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de las Américas -en Chile- el estudiante Cristián González Caroca se ha graduado de dicha casa de estudios con el diseño de un dispositivo de acceso que activa el potencial de los Cités, callejones residenciales muy populares en Santiago, capital de Chile.

El caso de estudio se localiza en el Cité Grajales, un conjunto construido el año 1925 que tiene 26 viviendas dispuestas en torno a un espacio común en forma de ”T”. Este espacio tiene un ancho considerable permitiendo el ingreso ocasional de vehículos de emergencia, pero su uso es exclusivamente peatonal. Actualmente viven aproximadamente 110 personas, chilenos y extranjeros, dónde la mayoría se desarrolla laboralmente en el comercio ambulante del sector.

La llegada de una institución académica al costado hizo que algunas vecinas del cité tomaran la decisión de abrir el espacio común a la calle para ofrecer productos y servicios comestibles con mobiliario incluido, para que así los estudiantes y personas que transiten por la calle hagan uso de este programa comercial. Esto produjo ciertas fricciones sociales como espaciales entre las vecinas del comercio con los vecinos domiciliarios en un espacio que es la extensión pública del interior privado de cada casa, un espacio colectivo, de permanencia y tránsito.

La operación proyectual trabaja desde esta fricción producto de su dualidad programática, reconfigurando el espacio común para responder con mayor flexibilidad a nuevos requerimientos, un esqueleto metálico capaz de sostener actividades comerciales y encuentros comunitarios, dotando de cierta escala urbana al cité con una cubierta que protege del sol y la lluvia.

Mediante una donación de retazos de perfiles de acero de 40 cm de longitud y más, se propone una estructura de acero conformada por cubos de 40 cm que se repiten para ir construyendo distintas posibilidades de apropiación. Una pieza arquitectónica que se encaja en el acceso del cité, reconociendo preexistencias y proponiendo un espacio explorable y adaptable a nuevos usos internos de la comunidad, logrando mediar entre lo comercial y lo comunitario.

análisis

Los Cités, solución colectiva al déficit habitacional de fines del siglo XIX y primera mitad del siglo XX en Santiago, fueron dirigidos a la inmigración de la población obrera que se dirigía de zonas rurales hacia zonas urbanas en busca de trabajo. Este patrimonio arquitectónico propuso una manera colectiva de habitar en torno a un espacio común interior, dónde su uso va generando una pertenencia del mismo (uso cotidiano, posible escenario de celebraciones comunitarias, fiestas patrias, navidad, año nuevo, cumpleaños, etc.), formándose verdaderos micro barrios.

Actualmente estos espacios se ven amenazados debido al deterioro tras décadas de existencia y poca mantención, al crecimiento urbano en relación al auge inmobiliario, a la densificación en los centros urbanos, al hacinamiento en su interior, a la alta demanda por habitar en barrios bien conectadas, entre otros motivos. Una sociedad que estimula lo individual por sobre lo colectivo ayuda a que cada vez más disminuya el uso de esta tipología arquitectónica.

diagramas

 

 

+INFO

Nombre del Proyecto: Acceso Cité Grajales
Arquitecto: Cristián González Caroca
Ubicación: Santiago, Chile
Profesores Guías: Arq. Gregorio Brugnoli Errázuriz + Arq. Diego Aguirre Valdivieso
Cálculo estructural: Prof. Luis Leiva Aravena, Cristian González Caroca
Fotógrafo: Eduardo González Encinas
Materialidad: Acero, madera y hormigón
Colaboradores: Orlando Valenzuela, Franco Caballero, Joab Novoa, Camilo duran, Robinson Olmedo
Año: 2019