En Hobart, Australia, el centro de investigación y mancomunidad, CSIRO, acaba de presentar una una flota de vehículos autónomos propulsados ​​por energía eólica y solar que emprenderán una misión para capturar valiosos datos oceánicos. Bautizados como ”Saildrone”, los vehículos no tripulados de alta tecnología estarán en el mar por hasta doce meses y son parte de una cartera de investigación financiada por la industria y la mancomunidad. Su misión es medir y monitorear la temperatura de la superficie del mar, la salinidad, el carbono del océano y la biota, ayudando a crear una imagen más detallada del océano.

La investigación incluirá a los Saildrones desplegados como parte de una investigación para probar y validar tecnologías utilizadas para proyectos futuros de captura y almacenamiento de carbono (CCS). Un equipo de técnicos ha pasado la última semana preparando los Saildrones para su viaje inaugural en aguas australianas.

“Nuestra asociación con Saildrone y el Gobierno australiano se basa en una inversión en infraestructura de investigación marina para la nación y respalda la estrategia de CSIRO de investigación de vanguardia que facilita el monitoreo y la mitigación del cambio climático”, dijo el Director Ejecutivo de CSIRO, Larry Marshall.

“Las alianzas de la industria son fundamentales para la innovación y están en el corazón de nuestra misión como la agencia nacional de ciencia de Australia. La flota de Saildrones puede ser pequeña en estatura, pero su capacidad para monitorear y recopilar de forma autónoma riquísimas corrientes de datos en el mar hasta por doce meses los hace verdaderamente únicos en términos del valor que pueden brindar a la industria, a la comunidad investigadora y en última instancia a nuestro cliente más grande: las personas”.

Los Saildrones se controlan de forma remota y se puede acceder a sus sistemas desde cualquier parte del mundo utilizando un iPhone. Esto significa que pueden reprogramarse para recopilar diferentes tipos de datos rápidamente en lugar de regresar a la costa para cambiar equipos o sensores. CSIRO ha equipado a cada Saildrone con una fuente de energía química del océano, sensores acústicos meteorológicos y marinos. Estos sensores capturarán y enviarán datos en vivo al equipo de investigación para su análisis. La matriz de sensores también nos permite implementar Saildrones para tareas únicas y complejas.

Más que un hecho aislado proveniente del primer mundo, el proyecto de CSIRO y Saildrones demuestra que al combinar la avanzada tecnología de detección de navegación marítima, se puede capturar más datos durante un período de tiempo más largo y proporcionar información creíble a los gobiernos, la industria y la comunidad.