El arquitecto y fotógrafo canadiense, David Dworkind, junto a su socio en MRDK, el diseñador Guillaume Ménard, completaron el interior para un nuevo local de la cadena de restaurantes japoneses Ryù en el barrio de Westmount de Montreal.

MRDK utilizó un enfoque de diseño contemporáneo con una sensibilidad japonesa que da prioridad a los materiales naturales hechos a mano que envejecerían y cuya belleza mejorará con sus imperfecciones.

Un juego de listones de madera clara y oscura suspendidos de una cenefa larga se extiende a lo largo del restaurante. Este juego dinámico de madera crea un efecto óptico que le da movimiento al interior a medida que se recorre el espacio. Este movimiento continúa en el diseño de una luz suspendida que sigue la forma del mostrador que fue fabricado a partir de 467 piezas de aluminio y hojas de bronce de 1868.

Se usaron paneles de policarbonato translúcidos para dividir la cocina de la barra de sushi. Esto crea un efecto de linterna por la noche y muestra indicios de la acción que ocurre dentro. Un uso recurrente del círculo aparece en muchos de los elementos diseñados a medida. Esta geometría recurrente, que recuerda a la bandera japonesa, le da cierta unidad a estos elementos.

Una pesada barra de sushi hecha de ladrillos de hormigón soporta sillas giratorias de madera en voladizo. Arriba, los jardines colgantes perfilan los dos grandes tragaluces que agregan vida vegetal y filtran la luz.

planta general