Luego de presentar la colección Meta en la Milan Design Week 2019, esta se expande y agrega a la paleta un tono más sobrio y minimalista con Meta white y un tono más cálido y característico con Meta ochre. Meta ochre está hecha de la piedra travertino, rica en texturas, sus colores varían de rojo a naranja, ocre y blanco. La piedra travertino se complementa con cobre, lo que hace que el colgante sea convierta en composición cálida.

La piedra de Meta white es fiorito, que posee restos fósiles. El metal gris claro complementa el fiorito, destacando elegantemente sus suaves tonos de piedra natural. Estos 2 nuevos acabados junto con Meta abarcan una paleta perfecta para combinar con un amplio rango de escenarios.

Travertino rojo introduce una nueva gama de tonos tierra en la colección. Extraído en Puebla, México, Travertino es una piedra natural con un tono ocre reconocible, que contiene inclusiones minerales en blanco, gris claro y oscuro. Extremadamente rica en texturas, sus patrones son elegantes y refinados. Esta nueva composición de piedra travertino y cobre se convierte fácilmente en el centro de atención en cualquier espacio. Ambas formas cilíndricas hablan un propio idioma estético a través de reflejos de cobre cepillado y con texturas y patrones dentro de la piedra.

El agradable contraste visual entre ambos materiales crea una nueva composición con una esencia mexicana. Una combinación exquisita y delicada que agrega vida a los espacios neutros, complementando una paleta de tonos tierra. La luz agradable que tiene Meta ochre se debe a que el cono de cobre agrega su color y reflejos dándole un tono más cálido, resaltando su textura y convirtiéndose en un arreglo escultural.

Después del gran éxito de Meta, Meta white entra a la colección con una nueva y exquisita piedra: fiorito, extraida en Puebla, México. En esta nueva composición, los tonos oscuros se intercambian por una paleta más clara. El metal gris claro complementa el fiorito, destacando elegantemente sus suaves motas de piedra natural.

Dos formas geométricas escultóricas que enmarcan la elegancia de sus contornos. Ambas formas cilíndricas, minimalistas se adaptan fácilmente a un fondo claro o trabajan como elemento de contraste en un ambiente más oscuro.

Una lámpara atemporal hecha de roca volcánica y aluminio con recubrimiento de polvo. Ambos materiales con sus formas cilíndricas enfatizan una estética suave y nítida con una paleta monocromática de tonos. La fusión de los acabados convierte esta luminaria en una deleite de humo oscuro. Una escultura en sí misma y una arquitectura de luz en un grupo de varios. Incorporando la riqueza de la textura de la roca volcánica en una forma geométrica acentuando las líneas elegantes de aluminio con recubrimiento de polvo negro. Los matices de tono oscuro encierran el cono de luz cálida que ilumina la superficie debajo. Una forma enigmática llevada a su mínimo.

La geometría en su forma más pura. Origo personifica esencias opuestas reflejando roca volcánica y una esfera de vidrio. La forma esférica de la roca volcánica se ha formado mediante un proceso artesanal, elevando su valor estético. Al combinar materiales, sus efectos se ven reforzados. La suave luz ilumina la textura de la roca volcánica, revelando su relieve y contorno. De una manera sobria y lógica, ambos materiales crean una relación entre la luz y la composición.

La estructura de la Origo de pared se mueve horizontalmente para traer sus sombras y luz a un nuevo contexto. Al combinar una esfera de roca volcánica junto con una de vidrio, se hace evidente el contraste y la tensión entre los materiales. Una interacción de dos materiales diferentes, realzando su textura y brillo. La piedra volcánica trabajada a mano se ilumina gracias a la esfera de vidrio, descubriendo su naturaleza y carácter. Una geometría escultórica que al combinar varios elementos juega al bailar en la pared con su luz llena de carácter.