En un barrio comercial de Madrid, España, el despacho local Destudio ha acomodado los interiores de la nueva Flasghip Store de Hence en un local a pie de calle. El objetivo principal del proyecto fue modificar los recorridos y usos de un local de 900 m2 en tres plantas que contaba con tan solo 30 m2 de superficie a nivel de cota de la calle.

Para cumplir con el objetivo, se decidió ubicar las oficinas de la marca en la planta superior y comprender el espacio de venta al público como las dos primeras plantas, que quedan completamente a la vista del cliente desde el acceso. Se demolieron todas las escaleras existentes, quedando un hueco de escalera como conexión espacial entre las oficinas y la tienda, en los que se ubicaron tres árboles de grandes dimensiones.

El espacio comercial quedaba por tanto restringido a dos plantas y una entreplanta, que se concibió como una gran caja de hormigón que alberga una lámina de madera, que es el forjado de separación entre ambas plantas.

La filosofía sostenible de la marca se deja ver en el empleo de materiales reciclados, como la madera de tercera vida que forra el techo de esa lámina, los elementos verdes naturales y preservados o el mobiliario de corcho y papel de la planta de oficinas. Toda esa gama de materiales se combina con elementos de carácter, como muros realizados con ladrillos macizos de vidrio, pavimentos de madera natural y la comentada caja de hormigón en paredes, pavimento inferior y techo superior.