En Yaracuy, uno de los 23 Estados que integran la República Bolivariana de Venezuela, el estudio local Avella Taller de Arquitectura (ATA) ha reconstruido un campamento de verano recreativo en que incluye sólidos contrafuertes de ladrillo inspirados en una cercana fortificación colonial española del siglo XVI. Las ”Dos cabañas en Yaracuy” se encuentran en el Macizo de Nirgua, una región montañosa no muy lejos de la costa caribeña.

Originalmente, el campamento para niños consistía en cabañas construidas con zarzo y barro, un compuesto de palos entretejidos cubiertos de barro o arcilla. Estos fueron construidos a mano hace 14 años con la ayuda de la comunidad local, pero con el tiempo, la finca de 40 hectáreas había crecido de manera informal, y las estructuras finalmente se volvieron inadecuadas para la cantidad de niños que asistían al campamento.

Ricardo Avella, de ATA, recibió el encargo de reemplazar las cabañas con dos nuevas construcciones que debían ser adecuadas para una futura expansión. Así, el proyecto se convirtió más en la creación de una “gramática arquitectónica” para todo el campamento en lugar de mejoras ad-hoc.

“Desde el principio, pensé en proponer un catálogo de elementos que pudieran dar a las estructuras nuevas y existentes una identidad común en la finca. El contrafuerte es uno de esos elementos, y el ladrillo, como material, es otro”.

Las dos cabañas están construidas principalmente con ladrillos hechos a mano, tejas de arcilla y yeso, materiales con una larga tradición en Venezuela que podrían obtenerse a pesar de la crisis socio-económica y política en curso en el país.

“La crisis ha afectado enormemente al sector de la construcción y ha sido extremadamente difícil encontrar materiales básicos como cemento, barras de acero y, por supuesto, materiales de acabado”, dijo Ricardo Avella. “Esta condición está obligando a los arquitectos a encontrar formas creativas de cambiar la situación”.

El ladrillo también proporciona aislamiento térmico cuando las temperaturas bajan y evita los altos costos de mantenimiento asociados con las paredes pintadas. Por su parte, el yeso se mezcló con óxido de hierro para mayor durabilidad y los pisos se cubrieron con mosaicos de cemento hidráulico del barrio Catia de Caracas. Los techos tienen una pendiente intensa para abordar la acumulación excesiva de agua, un problema notorio en una de las regiones más húmedas del país.

planta general (dos cabañas)

sección transversal