Recientemente un grupo de estudiantes de Ecal -en Suiza- ha diseñado una serie de estaciones de trabajo pensadas para espacios abiertos o plantas libres que no sólo absorben las actividades más habituales de una práctica de oficina, sino que integran otras como la jardinería, el ejercicio y el descanso. Las estaciones de trabajo utilizan el sistema Workbays de los hermanos Ronan y Erwan Bouroullec, un conjunto de divisiones flexibles para el Vitra que están diseñadas para configurar áreas semi-privadas el interior de espacios de oficina.

Creadas para combatir las “oficinas de cubículos demasiado rígidas de los años 60″ -como lo describió la profesora del taller Camille Blin- cada una de estas verdaderas ”estaciones de oficina especializadas” cumple una función diferente.

La estación ”Farm” de Paula Cermeno ofrece un lugar lleno de vegetación para que los trabajadores cuiden de las plantas, mientras que la estación ”Bar” de Sara de Campo toma prestada la estructura típica de muchos bares de sushi japoneses, con cócteles dentro mientras los bebedores se sientan en un círculo.

Para los trabajadores con niños que no dejan dormir durante las noches, la estación ”Nap” de Yasunori Morinaga incluye una cama y cortinas, mientras que la estación ”Capsule” de Antoine Chauvin ofrece un par de dormitorios apilados, basado en los hoteles de cápsulas.

“A través de este taller hemos intentado enfatizar esta visión ‘orgánica’ de la oficina agregando funcionalidades a los ”Workbays” y al ambiente de trabajo en sí mismo, lo que debería crear más interacción entre los usuarios. Simplemente añadiendo estructuras realmente simples a una ”Workbay” existente, se convierte en un espacio para que los empleados se acerquen al trabajo y al intercambio de una manera más informal”. dijo Camille Blin.

Muchos estudiantes también diseñaron nuevos productos, incluyendo una lámpara magnética de Yen-Hao Chu que se puede deslizar a lo largo de las paredes de fieltro de las divisiones de las estaciones, y un basurero de pedal al que se puede acceder desde ambos lados de la pared de fieltro.

Los trabajadores que prefieren ponerse estar de pie durante una parte del día pueden usar el taburete de Christian Holweck, que tiene un asiento particularmente alto apoyado por un listón en forma de T.