En Chacarita, un barrio de Buenos Aires, la capital de Argentina, se encuentra este pequeño apartamento diseñado por el estudio local iR Arquitectura quien transformo un abandonado espacio de un edificio levantado en 1950 en una vivienda compacta y eficiente que goza del espectáculo urbano gracias a un renovado balcón enjaulado. El cerramiento de malla metálica de este balcón diluye las vistas hacia el interior mientras deja entrar en abundancia la luz natural.

La vivienda llamada ”El Camarin”, ocupa una porción triangular que se dejó vacía después de que el edificio de mediados de siglo se dividió en diferentes espacios.

“Este pequeño apartamento, producto residual de la fragmentación de una propiedad construida en la década de 1950 en el vecindario de Chacarita, forma una ”ochava” en la planta superior con vistas abiertas al exterior, expuestas al mundo curioso de la calle”, dijo iR Arquitectura.

Para aprovechar al máximo la atractiva disposición de la planta frente a la calle, los arquitectos extendieron el frente del edificio con una terraza curva, agregando siete metros cuadrados adicionales al espacio existente de 18 metros cuadrados decorado con macetas y taburetes de madera.

Para separar este espacio semi interior, se utilizan puertas de vidrio plegables con marcos de madera que se abren hacia el interior del apartamento, para dejar pasar la luz en los meses más fríos y abrirse cuando hace más calor. Este espacio adicional ofrece un nuevo dispositivo, un diafragma capaz de expandir el uso del apartamento en verano y contratarlo en invierno.

Para aprovechar al máximo el espacio pequeño e irregular del interior, iR Arquitectura diseñó muebles integrados para las otras dos paredes, que sirven a la sala de estar en el medio. De este modo, gabinetes en un lado contienen una pequeña cocina y encierran el baño detrás. Las puertas blancas con manijas circulares azules se abren para revelar el refrigerador y la lavadora, mientras que otra se pliega para formar una mesa que se puede usar para comer o como mesa de estudio.

Una estantería metálica está dispuesta a lo largo de la otra pared para formar una mini biblioteca para los libros de los residentes. Detrás de esta, una plataforma escalonada forma un banco y un escritorio en el nivel inferior, y la cama en la parte superior.

planta general