La imagen de Embolao, un local de waffles ubicado en Madrid, tiene su origen directamente en la morfología del producto base, la masa embolada del “egg waffle”, una masa vertida en una plancha metálica compuesta por dos superficies conformadas por medias esferas huecas, que, al juntarse y girarse durante el proceso de cocción, con la masa líquida entre ellas, dan lugar a su solidificación con una estructura de panal compuesto por bolas.

Para este proyecto, el equipo del estudio español Mecanismo trasladó directamente la formación de la masa “embolada” al concepto arquitectónico. Ubicado en el barrio de Chueca de Madrid, y con un sistema de venta de producto “take -away”, la superficie del local cuenta con 15 m2 en planta calle (planta intervenida), y otra similar en planta sótano, dedicada al almacenamiento y uso privado.

La original naturaleza de Embolao, requiere que el sistema arquitectónico aplicado en el local, genere una imagen pregnante y reconocible, y además, pueda ser fácilmente replicable y aplicable en diferentes locales de características similares por un coste limitado. Para ello, se planteó un sistema prefabricado compuesto por objetos y elementos cotidianos descontextualizados e integrados como parte del mecanismo proyectual.

”Ya que nuestro objetivo arquitectónico era trasladar radicalmente el concepto gastronómico y la formalización del “Embolao”, creamos una envolvente interior en forma de bóveda, revestida con bolas de plástico de 8 cm de diámetro (utilizadas tradicionalmente para piscinas de bolas en los parques infantiles), fijadas por presión en un panelado negro (dm de alta densidad teñido en masa), que funciona como soporte y de fondo contrastado, para conseguir la máxima visibilidad de las esferas. Así generamos, un sistema conformado en taller, con uniones mecánicas en seco, de fácil montaje y rápida implantación en obra.” dijo la co-fundadora de Mecanismo, Marta Urtasun.

”El diseño del local también es una estrategia de ”viralización” en si misma. A través de su imagen buscamos la interacción del usuario con el espacio, y que fuese un hito fotografiable y atractivo, por ejemplo para el uso en redes sociales.” agregó Pedro Rica, socio de Marta.

Para completar el ”mundo Embolao”, se instaló un suelo con un pavimento de caucho negro de 5 mm de espesor, propio de gimnasios y salas de musculación, pero también de parques infantiles. El efecto “gomoso” del pavimento facilita la percepción del usuario de un ambiente blando y agradable. La funcionalidad del espacio se concentra en una mesa-mostrador central, en la que se desarrolla toda la actividad del local. Con una morfología circular extruida, da servicio tanto al personal para la preparación del producto, como al comensal, a modo de zona de apoyo para la degustación del “Embolao”.

representación de planta