Asentada en una terraza de una empinada pendiente, en la isla griega de Kea, se encuentra esta casa de vacaciones proyectada por el estudio local En Route Architects. La Casa Paralela se presenta como una barra de hormigón visto que se abre completamente en su frente para ofrecer a sus moradores imponentes vistas hacia el mar Egeo. La casa comprende una secuencia de espacios interiores y exteriores que se organizan de forma lineal, de modo que todos miran hacia un lado hacia la ladera y por el otro, hacia el mar.

Un patio en un extremo de la casa está flanqueado por puertas correderas que conducen al interior. Desde aquí, hay una vista ininterrumpida a lo largo del borde frontal del edificio. Todas las funciones de servicio se acomodan a lo largo de la elevación trasera para permitir el movimiento sin obstrucciones y las vistas entre las habitaciones y las áreas al aire libre.

Entre el espacio del comedor y el único dormitorio hay una terraza cubierta con una ducha incorporada que está abierta al paisaje por un lado. El dormitorio y los espacios de estar están revestidos con puertas correderas de altura completa que se pueden retraer para conectar estas habitaciones con verandas sombreadas.

Las paredes y los techos de toda la casa toman la expresión del mismo hormigón expuesto que el exterior, lo que da como resultado una expresión austera que mejora la conexión entre los espacios internos y externos.

Los arquitectos emplearon métodos tradicionales para calentar y enfriar pasivamente el edificio, como un corredor empotrado en la parte trasera de la casa que canaliza la brisa a través del interior. El agua de lluvia que cae en el techo se recoge, almacena y utiliza dentro del edificio, mientras que los paneles solares ocultos proporcionan suficiente energía para que la casa funcione completamente desconectada de la red.

“La Casa Paralela fue construida como un contraste fuerte pero mínimo con el paisaje que la rodea. A través de este contraste y la incorporación de principios ocultos, el enfoque se centra en la experiencia máxima del paisaje en sí”. explicó el estudio dirigido por los arquitectos Katerina Kourkoula y Hannes Livers Gutberlet.

planta general