Este proyecto de Extrastudio está ubicado en Sesimbra, un pequeño pueblo de pescadores a 30 km al sur de Lisboa, Portugal, en un terreno grande e inclinado a 600 metros del mar, que se extiende desde el pueblo hasta el castillo y está delimitado por un bosque de pinos y una antigua calzada romana. El paisaje aquí tiene una belleza salvaje de las Cícladas y unas impresionantes vistas al mar. Olivos, higos y pinos de Alepo crecen en suelos áridos y rocosos, una vez utilizados para la agricultura.

Los mandantes, dos hermanas, querían convertir una pequeña casa construida en los años 60 en una casa de vacaciones, donde sus familias y amigos pudieran reunirse en verano. La primera decisión fue construir una nueva casa en dos volúmenes separados, proporcionando autonomía para cada familia. Al igual que las gemelas, comparten cualidades pero cada una también se expresa de una manera ligeramente diferente; una más alta y abierta, expuesto al paisaje, la otra más horizontal, buscando una relación íntima con la tierra circundante. Lo anterior da nombre al proyecto: ”Casas Gemelas”.

”Una casa de vacaciones debe convocar su propio universo. Can Lis de Jørn Utzon y Casa Rotunda de Cini Boeri son ejemplos de esto; casas esenciales, íntimas y generosas, profundamente arraigadas a su sitio y la cultura a la que pertenecen. Edificios que ayudan a ubicarnos físicamente y donde el tiempo pasa a un ritmo diferente.” dice Extrastudio.

Como las restricciones normativas fijaban 250 metros cuadrados como el área uso de suelo máxima, se insertaron patios y se creó un gran dosel alrededor de cada casa, extendiendo el interior hacia el exterior y generando áreas exteriores adicionales, con la plantación por encima para proporcionar sombra. De este modo, una estructura suspendida de 6 metros de profundidad flota alrededor de las casas en una filigrana de cable y alambre, creando una gran sala de estar al aire libre, con vistas al mar, donde toda la familia puede reunirse.

”Estos son temas recurrentes del clima mediterráneo donde la hiedra, el jazmín y las vides se han utilizado durante siglos para proporcionar sombra y protección contra el calor sofocante, manteniendo el interior fresco.” explica Extrastudio.

Ancladas en el suelo, las casas parecen emerger de la roca. Se utilizó hormigón coloreado, creado con pigmentos marrones ocre, testeado hasta que se encontró un color idéntico al de la tierra circundante. Su superficie, con agregados expuestos, es rugosa y lisa, como piedra o piel de animal. Para obtener esta textura, el hormigón se vertió al anochecer, utilizando un proceso químico para retrasar el fraguado de la superficie del mortero, lavándolo al amanecer.

”Este paisaje especial requería una atmósfera específica: intensa y áspera, hecha de materias primas fuertes y sensuales.” comentó Extrastudio en relación al hormigón pigmentado.

En el interior, todos los elementos se reducen al mínimo, los materiales se dejan en su estado natural y solo se pintan las paredes. Ventanas y persianas se deslizan completamente en las paredes, transformando toda la casa en un espacio exterior. Cuando está abierto, comer, dormir y bañarse se realizan al aire libre, al abrigo del sol con una brisa que pasa.

Los elementos concretos se colocan en puntos particulares del terreno. Un banco, una plataforma y una piscina circular definen pequeños espacios en la naturaleza, creando momentos únicos en el paisaje. En verano, escondido entre las plantas nativas, un cestrum nocturno y un raro eucalipto citriodora agregan una dimensión olfativa y mágica al lugar.

planta de subterráneo

planta general nivel 0.0