Los robots han sido un elemento básico de la ciencia ficción y los sueños de la infancia durante más de un siglo. No es exagerado decir que ellos tienen el potencial de mejorar nuestras vidas más que cualquier otra interfaz conocida. Pero, ¿cómo pueden los robots sociales ayudar a los humanos?. La startup de tecnología robótica con sede en Estocolmo, Suecia, Furhat Robotics cree que esta ayuda debe mirar a lo esencial, al origen de las interacciones humanas, la conversación. Ellos, han desarrollado un robot social que se comunica con nosotros, los humanos, como lo hacemos entre nosotros, hablando, escuchando, mostrando emociones y manteniendo el contacto visual. El rostro del robot de Furhat integra Inteligencia Artificial de modo que puede adoptar múltiples apariencias y personalidades en virtud de la interacción que se proponga.

Furhat logra este estado humano mediante el uso de un sistema de animación facial proyectado hacia atrás. Esto incluye una pantalla con forma de cabeza que presenta una máscara opaca en la que se pueden proyectar caras de aspecto bastante realista. Esta máscara se puede cambiar dependiendo de su uso, lo que permite que el busto sin cuerpo tome varias personalidades. También viene con una selección de expresiones y gestos predefinidos que pueden personalizarse aún más para adaptarse a cualquier carácter.

Los movimientos de tipo humano se imitan utilizando tres grados de libertad que permiten al robot girar su cuello y dirigir la atención a diferentes objetos e individuos. Mientras tanto, una cámara de alta fidelidad con gran angular y micrófonos estéreo de formación de haz permiten que Furhat interactúe con su audiencia y los altavoces permiten la dirección virtual del habla.

Según la compañía, el dispositivo puede grabar su propia voz y sincronizar los labios automáticamente, mientras que su sistema admite una amplia gama de voces de texto a voz de alta calidad en más de 30 idiomas.

Inside es el sistema operativo que gestiona las interacciones utilizando un motor de conversación basado en un modelo computacional avanzado de máquinas de estado jerárquico. Esto, le da la capacidad de manejar interacciones muy expresivas y de baja latencia, simplificando y abstrayendo comportamientos complejos de los usuarios cuando sea necesario. De esta manera, sabe cuándo se está hablando y cuándo hay que escuchar la conversación.

Furhat Robotics dice que el dispositivo no se construye con ningún propósito en particular, a pesar de que tienen en cuenta su capacidad de servir como un punto de información para ayudar a los clientes, brindar compañía, capacitar a los empleados o incluso enseñar un idioma. Es probable que pronto no veas furhat en tu casa, pero la compañía está trabajando con nombres como Disney, Merck y Honda para encontrar roles para el robot en el lugar de trabajo.

La interfaz humanoide está lista para encontrarse con cualquiera en el mundo real. Puede atender a los clientes, proporcionar compañía, capacitar a los empleados, reclutar personal de trabajo o enseñar un idioma. (a continuación, se simulan dos de estos casos)