En una colina de un pequeño pueblo agrícola de Turquía, el estudio local Yalin Architectural Design instaló esta casa de vacaciones en la parte más alta de una secuencia de terrazas que domestican escarpado terreno. La ”Goat House” es una extensa barra de hormigón a la vista que abre sus vistas hacia el mar Egeo a través aberturas y contraventanas hechas a partir de tablones de madera.

Un gran saliente de la cubierta de concreto crea un área sombreada en frente de la casa, donde los bancos y gabinetes incorporados minimizan la necesidad de muebles de exterior. En la parte posterior, un área de grava más resguardada se conecta a un camino que conduce hacia abajo desde la carretera de la aldea de arriba.

La ”Goat House” o ”Casa Cabra”, que lleva el nombre de los animales que vagan por los acantilados cercanos, se encuentra en un pueblo a tres millas del mar, formado por solo 20 hogares que dependen de la agricultura y la apicultura.

“Nuestra idea fue un prisma rectangular simple que se encuentra en la parte superior del terreno como una plataforma de observación. Con su textura de hormigón suave y baja altura, la casa está construida como una ventana que se abre al paisaje del Egeo, rodeada de colinas, invernaderos y áreas agrícolas”. dijo Yalin Mimarlik , co-fundador de Yalin Architectural Design.

El diseño arquitectónico de Yalin utilizó deliberadamente una gama limitada de materiales para crear una casa sencilla para el cliente, que creció en el pueblo. Los interiores se han acabado con yeso blanco y terrazzo fundido.

La planta está dividida en dos por un patio central donde se ha recortado una sección de la cubierta. A un lado hay un gran salón, cocina y comedor, y al otro los dormitorios y baños, conectados a través de un corredor que corre por la parte posterior de la casa.

planta general

sección transversal