No es un misterio que, en sus vidas, las personas requieren de amor, contención, cariño y cuidado. Para satisfacer esta necesidad algunos se acercan a sus parejas, familiares o mascotas, pero ¿podrá un objeto, aparentemente inerte, responder a una interacción emotiva? Al parecer el diseñador alemán, Helge Simon, cree que sí pues ha revelado una colección de intrigantes brochas llamadas ”Hair Affairs” que están hechas con cabello humano para atender las necesidades emocionales de sus usuarios.

Las brochas celebran el absurdo y la complejidad de nuestras necesidades emocionales y, de hecho, pueden usarse o agregar alegría a cualquier habitación cuando se utilizan como decoración de paredes. Una declaración en contra de cualquier punto de vista empobrecido de lo que significa ser humano, el proyecto es para mentes inquisitivas con un travieso sentido del humor, encanto, extravagancia e ingenio que está actualmente disponible a través de Kickstarter

”Me interesa el diseño que recuerda la finitud y la limitación de nuestra condición humana. Esto, sin someternos a la tragedia, sino a un reconocimiento humorístico. Me interesa un diseño que reconoce y celebra lo absurdo y cómico inherente a nuestra existencia, con toda su inestabilidad, incertidumbres y ambigüedades. Este reconocimiento no solo brinda consuelo sino también la fuerza combativa para resistir cualquier tentación de retirarse o escapar del mundo permitiéndonos aceptar y abrazar esta vida. A esto me refiero con el diseño de interacción satírico.” explica Helge Somon.