Desde Finlandia, Cool Enough Studio explora diversas características de los objetos ordinarios que interactuamos a diario.

Hanger, Cool Enough Studio. coolenoughstudio.com

Hanger, Cool Enough Studio. coolenoughstudio.com

 

Hanger, Cool Enough Studio. coolenoughstudio.com

Hanger, Cool Enough Studio. coolenoughstudio.com

Para los diseñadores del estudio, estos objetos ordinarios tienen apego emocional por parte de las personas, por lo que buscan integrar físicamente este afecto a los productos.

Hanger, Cool Enough Studio. coolenoughstudio.com

Hanger, Cool Enough Studio. coolenoughstudio.com

Observando el uso que le damos al colgador de ropa tradicional, se preguntaron cuáles son las maneras más convenientes para colgar nuestras pertenencias personales, incluyendo ropa y bolsas e incluso zapatos. El grupo de diseño se enfocó en pensar en un producto de uso diario y sus diferentes posibilidades.

Hanger, Cool Enough Studio. coolenoughstudio.com

Hanger, Cool Enough Studio. coolenoughstudio.com

El diseño propuesto para esta interrogante lleva por nombre Hanger. Este permite que cambiemos la manera de colgar la ropa, pero siguiendo la misma metáfora visual que tiene una de nuestros productos de mayor uso diario.

Hecho completamente de acero, su valor en el mercado es de 15 euros,