Utilizando materiales, habilidades y tecnología local, los estudios HKS Architects y Engineers for Overseas Development han levantado una unidad de maternidad sostenible, en Kachumbala, un pequeña localidad ubicada en Uganda, África.

El nuevo centro de Kachumbala tiene 275 metros cuadrados y puede atener hasta seis partos por día y ofrece instalaciones de asistencia posterior tanto para la madre como para sus hijos.  El edificio reemplaza un pabellón de dos habitaciones construidas en la década de 1950, que atendían a una población de 160,000 habitantes, en un área que carece de una fuente confiable de agua y electricidad.

Las parteras tenían que tramitar todo el papeleo en los mismos pabellones, y solo el 40% de las mujeres embarazadas podían acceder a las instalaciones. De esta manera, el 60% de las mujeres restantes debía recurrir a partos naturales en el hogar, poniendo en peligro sus vidas y la de sus bebés.

El nuevo edificio aumenta la capacidad del centro, creando un entorno adecuado, mucho más agradable, más privado que protege a los usuarios de los fuertes rayos del sol y utiliza métodos pasivos para favorecer el flujo de aire.

Kachumbala tiene un clima cálido y particularmente seco. Para adaptarse a su entorno, el nuevo centro de maternidad tenía que ser completamente pasivo y autosuficiente, capaz de generar su propia energía, recolectar su propia agua y mantener las habitaciones frescas, sin uso aire acondicionado. Así, la nueva unidad genera su propia energía a partir de paneles solares y recoge el agua de lluvia de los techos en tanques para crear su propio suministro de agua.

Las celosías de terracota, una característica que se encuentra en la arquitectura local, fue incorporada como filtro para las fachadas. Esta solución permite que la luz y el aire fluyan a través del edificio a la vez que se auto sombrean.

Los bloques de terracota fueron hechos a mano en el sitio, utilizando una prensa desarrollada en una Universidad de Uganda. Los aprendices de Cyfle Building Skills ayudaron a capacitar a los trabajadores locales en la tecnología. Este material de construcción es menos destructivo para el medio ambiente que los ladrillos tradicionales cocidos con arcilla, que requieren una importante deforestación local.

El nuevo diseño de la unidad de maternidad separa todas las funciones existentes, con una recepción separada, dos salas de partos soportadas por una sala de esclusas divisoria y una sala de observación de planta abierta. También se agregó una isla para proporcionar instalaciones de cocina y lavado para las mujeres miembros de la familia que vienen a apoyar a las madres embarazadas.

planta general