Reemplazando un bungalow en ruinas construido en la década de 1960 en el jardín trasero de una villa de Notting Hill de 1840, en Londres, esta casa del estudio Gianni Botsford Architects se distribuye en tres plantas, una a nivel de calle y dos sótanos rodeados de jardines, pozos de luz y claraboyas que controlan y distribuyen la luz en los distintos niveles. Protegida por casas en tres lados y un gran árbol, la ”House in a Garden” o ”Casa en un jardín”, distribuye atmósferas e intensidades de luz que informan los rituales y actividades diarias.

Reaccionando a la luz como un árbol, la estructura del pabellón de la planta baja flota sobre el suelo creando vistas distantes a través de huecos en la ciudad y hacia el cielo. La doble curvatura del techo de madera concluye en un óculo al cielo. Conformada e informada por la luz y la sombra que la rodea, la forma del techo revestido en cobre, similar a una carpa, crea un lugar nuevo para la vida: uno que da la espalda a los grandes volúmenes que lo rodean y abarca pasillos de vista particulares y posibilidades de luz sorprendentes e intrigantes. Se trata de una casa donde se vive por encima y por debajo del suelo, donde hay calor y frío, luz y oscuridad.

El techo fue prefabricado en los Dolomitas antes de ser introducido en el jardín. Su estructura, que está hecha de madera laminada con pegamento, se dejó expuesta en su parte inferior, formando un techo decorativo en la sala de estar y comedor con paredes de vidrio que se encuentra justo debajo. Esta habitación también cuenta con una cocina con gabinetes de cobre. Como un material natural extraído de la tierra, el cobre también resuena bien con la idea de que gran parte de la casa tiene forma subterránea.

Una escalera de madera suspendida conduce a un dormitorio principal. Aquí, el arquitecto ha creado un pozo de luz lleno de vegetación para evitar que las habitaciones orientadas al norte se vean oscuras y lúgubres. Otro tragaluz se ha integrado en la base del pozo de luz para iluminar la piscina de 10 metros que se encuentra debajo en el sótano inferior.

Junto a la piscina se encuentra lo que los arquitectos describen como una sala de estar estilo galería que está centrada en un enorme sofá de color piedra. La mayoría de las superficies en este nivel han sido cubiertas con paneles acanalados de mármol gris Carrara o madera de abeto Douglas, con la intención de agregar una “calidad sensual” a los interiores.

”Construir con luz y oscuridad es trabajar con lo que un contexto te brinda: un conjunto único de limitaciones y oportunidades que conducen a una arquitectura de adaptación local al clima y la cultura en que se encuentra. Con circunstancias difíciles en un sitio urbano estrecho y orientado al norte, utilizamos herramientas de análisis digitales para buscar posibilidades tridimensionales que la luz da para generar forma y organización.”, explicó el arquitecto italiano, Gianni Botsford.

sección transversal